El 28 de junio de 1969 un policía allanó Stonewall Inn, un bar gay en el barrio de Greenwich Village en New York, por lo que la comunidad gay que se encontraba en esos años en New York y que ya estaba harta de los años que llevaba el acoso por parte de las autoridades y la falta de apoyo del estado a esto, se realizaron manifestaciones y disturbios que duraron 3 días, lo cual no tenía precedentes en ese momento. A partir de lo antes narrado, a lo largo de lo años y sin parar, se han realizado en este mes una cantidad enorme de marchas con el fin de promover la inclusión y la aceptación de los derechos de la comunidad LGTBQ+. El nombre de “orgullo” se atribuye a Brenda Howard, una activista bisexual de New York apodada la “Madre del Orgullo”, ella organizó el primer desfile del orgullo gay para que se conmemoraran los aniversarios el levantamiento que duró 3 días en Stonewall Inn en junio del 69. La bandera fue creada en 1978 por el artista y diseñador Gilbert Baker y que fue un destacado activista por los derechos homosexuales, se inspiró en el arcoíris para reflejar los muchos grupos que se encuentran dentro de la misma comunidad.
Este comportamiento se ha ido replicando en diferentes lugares del mundo con el fin de buscar la igualdad de la comunidad, ha sido un publico importante a la hora de la presentación de campañas políticas o de discursos de figuras públicas, ya que, al día de hoy, representan un grupo con mucho poder social. Ahora es una carta importante cuando se piensa dominar la sociedad, puesto que hay que atender a todos los grupos y sobre todo a las minorías, muchas veces se han vulnerado derechos sin querer y ha provocado muchos problemas en los estados.
En el caso de EU, la decisión del Gobierno de Joe Biden se enmarca en las acciones orientadas a reforzar los derechos de las personas LGBT y revierte la medida anunciada por Donald Trump que estableció límites a los miembros de la comunidad LGBT, luego de eliminar aspectos de la regulación firmada por Barack Obama en el año 2016.
Con el anuncio, la administración de Joe Biden retoma la protección y el acceso a la salud de los ciudadanos sin importar su orientación sexual.
El secretario de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos (HHS por sus siglas en inglés), Xavier Becerra, fue el encargado de dar a conocer la medida que supone una victoria para los defensores de los derechos de la comunidad LGBT. Con ello se impedirá que proveedores de atención médica, y organizaciones relacionadas con la salud que reciben fondos federales, discriminen en función de la identidad de género o la orientación sexual de un ciudadano.
“Todos deben recibir el mismo trato ante la ley, sin importar su identidad de género u orientación sexual. El Departamento de Salud y Servicios humanos actuará sobre los informes de discriminación basada en el sexo para garantizar que todos, incluidas las personas LGBTQ, tengan acceso a la atención médica sin discriminación”, escribió Becerra en su cuenta personal de Twitter.
En el año 2020, con Donald Trump todavía en el poder, el Departamento de Salud y Servicios Humanos emitió un comunicado en el que informó sobre la eliminación de ciertas disposiciones anunciadas en la regulación establecida por Barack Obama en 2016 que, a juicio de la HHS, “excedían el alcance de la autoridad delegada por el Congreso”.
Una cláusula antidiscriminación que entró en vigor en el año 2010, donde adecuándose definiría la palabra “sexo” como hombre o mujer según lo “determinado por la biología”.
La decisión, anunciada por Donald Trump en junio de 2020, generó preocupación entre las organizaciones defensoras de derechos civiles que, en su momento, calificaron el anuncio como una medida que podría “costar vidas”.
“La administración de Trump se ha puesto en la misión de poner las creencias religiosas y políticas por encima de la atención médica de un paciente. Esto es mortal y todos deberíamos estar indignados”, dijo Louise Melling, subdirectora legal de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés), a través de un comunicado de prensa emitido en aquel entonces.
Por ello, la Asociación Médica Estadounidense se pronunció al conocer la medida adoptada por el Gobierno de Biden y dijo que “hizo lo correcto” al poner fin a “un capítulo deprimente en el que una agencia federal intentó eliminar las protecciones de los derechos civiles”.
De igual forma, la noticia fue celebrada por Alphonso David, presidente de la ONG ‘The Human Rights Campaign’, un grupo defensor de los derechos civiles.
“Gracias presidente Joe Biden y HHS por restaurar la protección que tendrá un impacto duradero en nuestra comunidad, particularmente para las personas transgénero y no binarias, en todo el país”, escribió David en su cuenta personal de Twitter.

F.R.