Ciudad de México 6 de julio de 2020

El Instituto Mexicano del Seguro Social coopera con la Secretaría de la Función Pública para que prestadores de servicios o empresas no lucren en los procesos de adquisición derivados de la emergencia sanitaria por COVID-19.

· En todos los procesos de adquisiciones, el IMSS cumple con la normatividad y se asegura de que los insumos médicos adquiridos se ajusten a los precios reales del mercado y cuenten con los estándares de calidad en beneficio de los pacientes.

· Para evitar daños al patrimonio de la Nación, el Seguro Social trabaja coordinadamente con la Función Pública.

· Enfrentamos una pandemia en la que es indispensable la solidaridad de todos, y de manera sensible, de las empresas privadas que abastecen suministros médicos, a fin de que su actuar no se rija plenamente por las leyes del mercado, sino por un sentido humanista ante un padecimiento que no tiene cura hasta ahora.

· Como Institución de salud, el IMSS hace frente a la epidemia del coronavirus y refrenda su compromiso de cuidar el erario público en los procesos de compra de servicios e insumos médicos, a fin de reforzar su capacidad operativa.