Enrique Vázquez

Cada que el ingeniero Pedro Tello García, Gerente de la CONAFOR en la entidad, encabeza un acto donde se inicia, se da continuidad o por otro lado concluye un programa de reforestación, no puedo evitar si no reconocer y a la vez agradecer esta invaluable labor, parece sencillo incluso innecesario dada la cantidad de árboles que nos rodean, sin embargo, la realidad es que principalmente las zonas urbanas, requieren de un trabajo sumamente intenso de reforestación para poder abatir los índices de contaminación que se generan regularmente en las grandes ciudades, obviamente en nuestro estado estamos lejos de vivir contingencias ambientales  como las que regularmente vive la Ciudad de México, sin embargo no está de más poner mucho empeño para que este triste extremo nunca se presente en nuestras tierras.

Si bien el ingeniero Pedro Tello, ha sido desde hace varios meses el referente en materia de reforestación, no menos cierto es que otros personajes han hecho lo propio por llenar de pulmones su territorio, tal es el caso del Presidente Municipal de Bahía de Banderas, José Gómez Pérez, quien recientemente estuvo dando el banderazo de arranque a una nueva etapa de reforestación en el municipio, 200 nuevos árboles fueron puestos a disposición del personal del Ayuntamiento e interesados para que sean plantados en diversas zonas del municipio donde son más requeridos, este reciente esfuerzo suma a los casi 10,000 árboles que se han plantado este año y a los más de 30,000 que se han planteado durante toda la administración del presidente municipal José Gómez.

Como atinadamente dijo el licenciado José Gómez, durante el discurso que dio con motivo del acto antes mencionado, plantar árboles es construir y cimentar el futuro de nuestros hijos y sus hijos, plantar un árbol hoy es llevar a un futuro más que una buena intención, un legado tangible que dará sombra, salud y bienestar donde éste se encuentre, no cabe duda que licenciado José Gómez siempre está pendiente de las áreas que más pueden llevar beneficios a los ciudadanos,no en vano el proyecto de transformación ha ido viento en popa, la voluntad reunida con inteligencia y ánimo de servicio pueden hacer una gran diferencia, tal y como lo están haciendo ya en Bahía de Banderas.