* Es un padecimiento multifactorial que cuando se detecta de manera oportuna y se tiene un tratamiento adecuado, se mejora la calidad de vida de las y los pacientes

El padecimiento denominado Parkinson es una enfermedad crónico degenerativa, producto de la degeneración de neuronas productoras de una sustancia llamada dopamina en una porción especifica del cerebro (Sustancia Nigra),  modificándose la producción  o el funcionamiento de la dopamina, logrando afectar otras regiones del cerebro que afectan funciones motoras y no motoras,  informó el especialista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Nayarit,  Ramón Ernesto Jiménez Arredondo.

El neurólogo del Seguro Social explicó que esta afectación lo que genera son cambios desde el punto de vista clínico, que pueden ser desde un temblor de inicio leve, rigidez muscular, dificultad en los movimientos, detalles que en ocasiones pasan desapercibidos en etapas tempranas.

Así mismo, dijo que el movimiento en estos pacientes se ve afectado,  y progresivamente las  estructuras de los ganglios basales y funcionamiento de dopamina,  favorecen  los cambios clínicos a nivel muscular,  iniciando en manos y conforme avanza, se presenta mayor rigidez en los movimientos en distintas partes del cuerpo.

“Aproximadamente el uno por ciento de la población mayor de 65 años puede llegar a presentarlo, por lo que es un padecimiento que requiere una vigilancia estrecha. Sin embargo precisa que el Parkinson no sólo se da en adultos mayores, depende mucho de las causas, una de ellas es la degenerativa, producto de la edad y también influyen factores genéticos”, aseveró el médico.

Puntualizó que no todo los pacientes mayores de edad presentan esta enfermedad, y se puede decir que se puede presentar por diferentes factores, como el  genético, donde influyen características familiares con esta predisposición; así mismo,  existen otras teorías que lo asocian con factores como  el uso de sustancias, toxinas o de algunos otros productos, sin embargo en realidad es un padecimiento que se considera multifactorial.

Tras asegurar que el manejo de los pacientes con este mal es sintomático y afortunadamente cada vez se cuenta con más herramientas desde el punto de vista terapéutico, el especialista señaló que el tratamiento va enfocado a mejorar las condiciones generales del paciente en relación a la rigidez muscular y la adaptación a su entorno, y aunque no  se considera un tratamiento curativo como tal, sí con un manejo adecuado, el paciente puede llegar a ser autosuficiente, objetivo del tratamiento.

Abundó que los pacientes en etapa avanzada o finales, llegan a ser pacientes de custodia, a quienes se les tendrá que vestir y alimentar, es decir, dependen de otras personas para cubrir sus necesidades más elementales. Sin embargo, insistió, cuando se detecta de manera oportuna y se tiene un tratamiento adecuado,  podrían retrasarse los síntomas.

Finalmente, el especialista del IMSS recomienda llevar estilos de vida saludables,  una alimentación sana y actividad física regular, ya que esto  permitirá que cualquiera de las enfermedades crónicas que afectan a nuestra sociedad, se retarden en su aparición.