Por Enrique Vázquez 
 

Los problemas de sobrepeso y obesidad, se han multiplicado exponencialmente en los últimos años, el problema es provocado desde muchos frentes, desde la publicidad indiscriminada de productos chatarra, hasta la poca educación que algunos padres dan a sus hijos en temas alimenticios, en fin culpables hay hasta para aventar al cielo, de ahí que sea mucho más positivo concentrarnos en los esfuerzos para combatir este terrible problema que esta afectando gravemente la calidad de vida de jóvenes y adultos. Y a raíz de esto es que precisamente quisiera encaminar este comentario a resaltar la labor que los diputados y diputadas del H. Congreso del Estado de Nayarit, han venido realizando en el tema. 

 

Desde la promoción de una cultura del deporte y de la buena alimentación, en cada presentación pública, hasta las iniciativas de ley que se han aprobado en el tema, el H. Congreso del Estado, ha estado haciendo su parte sin lugar a dudas, los actuales diputados han dado muestra de que sus prioridades están bien plantadas, de hecho hace algunos días entró en vigor una serie de reformas impulsadas por el congreso del Estado, encaminadas a reducir los altos índices de obesidad en la entidad, las reformas a la Ley para la Prevención de la Obesidad, Sobrepeso y Trastornos alimenticios, se suma al esfuerzo continuo de la autoridad estatal para abatir este problema, apenas el pasado domingo 6 de septiembre, se llevó a cabo una mega rodada ciclista encabezada por el propio Gobernador Roberto Sandoval, que buscó precisamente promover el deporte entre las familias nayaritas. 

 

Volviendo a la ley en comento, enfrenta un reto complejo, pues el principal punto a atacar o vencer, es el comercio ambulante que se encuentra cercano a las escuelas y todos sabemos que los comerciantes ambulantes son muy férreos en la oposición a movimientos y cambios, sean o no encaminados al bien de la gente, y digo entiendo su necesidad de trabajar y su libertad constitucional de trabajar en cualquier fin lícito, sin embargo el vender comida chatarra a menores se acerca peligrosamente a la ilicitud gracias a reformas como la impulsada por el Congreso del Estado de Nayarit. 

 

La intención como decía es muy buena, ahora con la letra de la ley en la mano corresponde a las autoridades municipales de vigilar que los vendedores no estén en las proximidades de las escuelas, será un reto descomunal presentar una vigilancia continua en todas las escuelas, sin embargo es una responsabilidad que no pueden eludir, el futuro de los niños depende de ello, no se puede desperdiciar la buena acción que han tenido los legisladores.

 

Esperemos pues que esta serie de reformas tan positivas, no pasen a ser letra muerta como en otros casos y las autoridades hagan su parte para traer a la realidad esta loable iniciativa y con ello entregar bienestar a los menores nayaritas.