Enrique Vázquez

A estas alturas, para nadie debe ser sorpresa que el Gobierno de la Gente de Roberto Sandoval, a través de la Fiscalía General del Estado, estará poniendo en operación en las próximas semanas un nuevo modelo de policía que estará coadyuvando con las tareas que ya realiza la Policía Nayarit, este modelo de policía de proximidad social como lo ha manejado en múltiples ocasiones el Fiscal General del Estado, Edgar Veytia, no busca más que seguir entregando a los ciudadanos los resultados que hasta hoy se han brindado por las fuerzas de seguridad, el modelo como tal no sustituye a la policía Nayarit que seguirá siendo la fuerza de respuesta especializada en caso de mayores muestras de violencia, no, la nueva Unidad Preventiva viene a fortalecer la tarea en la que se ha enrolado la fiscalía desde que se logró conquistar la seguridad y los índices de violencia bajaron, la prevención del delito.

Esta policía va en serio, si alguien quisiera pensar en la gendarmería del presidente Peña Nieto que tardó años en estar preparada y al final fue únicamente un pequeño brazo de la policía federal, estaría muy equivocado, los 150 elementos que la van a conformar no solamente fueron seleccionados como los mejores perfiles para su tarea, por su preparación académica y sus aptitudes físicas, sino que han estado desde hace semanas en capacitación para ofrecer el mejor servicio a la ciudadanía y es que si recordamos que será la policía que más cerca esté de los ciudadanos, la que día a día conviva, hable y trate con los ciudadanos, es entendible que este lo mejor preparada posible para dar el mejor servicio posible a la gente.

Por lo pronto en el apartado en ocasiones tan criticado en las fuerzas de seguridad, del respeto total de los Derechos Humanos de los ciudadanos, los 150 elementos ya han comenzado diversos talleres entre los que destaca el impartido por la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, con una duración de 3 días este curso busca adoctrinar a los nuevos policías, en materia de derechos y deberes de los ciudadanos, para que puedan desempeñar con más eficiencia y eficacia sus tareas, para que en caso de que vean a algún ciudadano tirando basura o escombros en lugares prohibidos o transgrediendo propiedad privada o bueno cualquier supuesto que pudiéramos imaginar, estén en aptitud de mencionar estos derechos y obligaciones a los ciudadanos.

Un punto importante que destacó el Fiscal Edgar Veytia, es que se espera que la proximidad entre la policía y la ciudadanía genere una relación de mutuo aprendizaje que beneficie de largo plazo la cultura de la sociedad en general. Esta policía de proximidad que por cierto no usará capuchas para saciar ese reclamo tan irracional de algunos sectores de la sociedad, es sin duda un paso adelante en la procuración de justicia, con tanta capacitación no podemos esperar sino un trabajo excelso una vez entre en operaciones.