Cada 1 de diciembre, el mundo conmemora el Día mundial del Sida, con el objetivo de apoyar a personas que viven con VIH y están afectadas por el virus, así como para recordar a quienes han fallecido por esta enfermedad.