-De lo patético, al espectáculo de Lily Téllez”.

…Ayer escribía en mi comentario de la valía de la pluralidad política, lo seguiré sosteniendo muy a pesar del caso grotesco de la Senadora Lily Téllez a propósito de la comparecencia del Subsecretario de Salud Dr. López-Gatell. La comunicadora metida a Senadora de la República renunció a la postura, cordura y oficio de la política al apoyarse en su tronante discurso incendiario del engaño tendencioso ante los constantes roces con el Subsecretario.
Se trató de una burda estrategia mediática para favorecer discrecionalmente a Felipe Calderón y compañía; la pinza estaba cerrandose para la metralla discursiva de baja estofa de la Sra. Téllez. Sin rubor alguno abordaba lugares comunes en un preparado desfile de fraseos como aquel de “le voy a entregar su cetro, pequeño virrey del país de las camas vacías y los muertos en casa”.
Traía la encomienda del “hay te encargo” de alguien para provocar y golpear al Funcionario. Juzgue usted los niveles de la línea de fuego que vomitó de manera abrupta la legisladora: “usted no es bienvenido-, como usted es ciego y miente-, usted quería quedar bien con el presidente-, usted es la encarnación de ese dicho popular de lo barato sale caro-, usted y su trabajo de baratija de CUARTA-, usted es ciego o miente-, ustedes no estan haciendo nada-, no ponga cara de sorpresa-, su cara de sorpresa se sienta en los mas de 81,000 muertos-, levante mas las cejas haber si así lo entiende-, arrogante y vanidoso-, usted se dice doctor-, usted sabe que mi información viene de epidemiólogos de verdad-, con su lealtad a ciegas al presidente, usted solo ha dado palos de ciego”.
¿Qué les parece la raja política de un serio problema de salud pública?
La fina estampa de la Senadora parecía exhibir su imprevista formación política donde mostro que el quehacer público no es lo suyo francamente. Los políticos de oficio de formación ideológica consistente no se accidentan ni tropiezan con ocurrencias burdas, vulgares y prosaicas, lo que comprueba que la política a la carrera es tropesía torpe que naufraga al primer ventarron.
La política como oficio de carrera va mucho mas allá de algunas socorridas ocurrencias; zapatero a tus zapatos dice el refrán popular, y creo que para el caso lamentable de la Senadora aplica en rigor el principio.
Toda una producción teatral al muy estilo del “cirque du soleil” resultó su genial pieza oratoria en desprestigio de la auténtica política. ¿Entonces, qué hace la Sra. Téllez en una actividad que desconoce por su infinita ignorancia parlamentaria? En su pretendido desmarque de la forma tradicional de ejercer la política incurre en fatales insultos e injurias.
De la lampara de la LADINA legisladora parecía brotar el genio milenario con toda su escabrosa, áspera y tortuosa ignorancia del oficio serio de la política. Ignorancia que se refugió en la Cueva de la mediocridad compulsiva. Que pena.
Finalmente el Presidente de la Comisión de Salud Senador Miguel Angel Navarro, siempre respetuoso de la pluralidad y tolerancia, estuvo a la altura de las circunstancias con su autoridad moral y política. La respuesta del Subsecretario López-Gatell por su lado le puso la estocada final al episodio telenovelero con una fina, elegante y científica reacción al señalar: “que esta disonancia cognocitiva no les haga mantenerse en el reducto de la minoría virulenta”. ¡sopas!
Es otro el nivel del debate, es otra forma de discutir los argumentos esgrimiendo siempre la riqueza de las ideas.
Lo cortes no quita lo valiente respetable Senadora.
A pesar de los abruptos…
Asi las cosas.
Desde el resguardo en casa.

Lic. José Vargas Carrasco. Egresado de la Facultad de Derecho de la UNAM. Maestría en Derecho de la Seguridad Social. JVC…