Desde el 2015 más de seis mil jubilados y pensionados de educación básica dejaron de recibir su bono anualizado por parte del gobierno estatal. Ante esta demanda social, la Trigésima Segunda Legislatura del Congreso del Estado aprobó el acuerdo que exhorta al titular del Poder Ejecutivo y a la Secretaría de Administración y Finanzas para que se cubran los pagos pendientes de los últimos cinco años y que se institucionalice dicho pago, de acuerdo con la capacidad financiera y presupuestal.

De acuerdo con la Asociación Jubilados y Pensionados de la Educación Básica Federalizada A.C., hasta a la fecha se les adeuda el bono anual  de 8 mil pesos correspondiente a los años de 2015 a 2019.

“Las personas jubiladas y pensionadas de educación básica tienen derecho a recibir al término de sus servicios el pago de la prima de antigüedad y aguinaldo, pero derivado de malas administraciones anteriores no lo realizaron, perdiendo su derecho a recibir sus prestaciones económicas que legítimamente les corresponden”, expresó la diputada Marisol Sánchez Navarro al presentar el punto de acuerdo ante el pleno.

Los más de seis mil jubilados y pensionados se desempeñaron en el servicio docente durante 28, 30, 35, 40 y hasta 45 años o más, dejando el alma en cada aula, formando generaciones y generaciones de niños, jóvenes y adultos, argumentó la legisladora.

“Los derechos humanos son progresivos, y en el presente caso, las personas jubiladas y pensionadas federalizadas de los servicios de educación básica estatal habían estado recibiendo un bono anual que les ayudaba a completar sus ingresos; un estado progresista no puede solamente quitar bonos, como en el presente caso; no son excesivos, sino que se justifican por las percepciones precarias recibidas”,  abundó.

En el mismo acuerdo se solicita que el gobernador mediante decreto reconozca e institucionalice el pago del bono anual a favor de los jubilados y pensionados de  educación básica en la entidad.

Al discutir el acuerdo, diputadas y diputados de las distintas fuerzas políticas suscribieron  la propuesta y coincidieron que es un acto de justicia para los maestros jubilados y pensionados, además de que el monto del recurso que se requiera para cubrir anualmente el bono sea presupuestado año con año para cumplir con sus derechos.