Con la bandera ondeando a toda asta en la plaza de armas de esta ciudad, autoridades municipales, encabezadas por el alcalde interino Rodolfo Domínguez Monroy, conmemoraron el 197 aniversario de la Consumación de la Independencia de nuestro país.

Claudia de María Konstanza Barbosa Padilla, jefe de Oficialía de Partes y Unidad de Transparencia del Ayuntamiento, fue la oradora oficial de esta ceremonia en la que recordó los hechos que antecedieron la entrada triunfal del Ejército Trigarante a la ciudad de México, aquel 27 de septiembre de 1821.

“Al fracasar los intentos del clero y de los peninsulares simpatizantes de establecer una monarquía absolutista en todo el territorio, vieron en Agustín de Iturbide la oportunidad idónea de lograr sus intereses y no seguir estando bajo el gobierno de la constitución de Cádiz. Encargaron esta misión a Agustín de Iturbide quien supo manejar astutamente toda la situación”, señaló.

Fue así que el Virrey de Apodaca lo nombró Comandante General del Sur para acabar con todo rastro de insurrección, sin embargo Vicente Guerrero y Pedro Ascencio le brindaron férrea resistencia, propinándole derrotas en Tlatlaya y en Zapotepec, por lo que viendo que no sería fácil someter a los ejércitos del sur, Agustín de Iturbide le propone a Vicente Guerrero que logren la libertad de la naciente nación mediante la unión de ambos grupos en conflicto.

“De esta manera, el 10 de febrero en Acatempan, se logran acuerdos para presentar posteriormente lo que sería el Plan de Iguala, que en resumen proclamaba la emancipación de México de España, formando un imperio mexicano gobernado por un miembro de la familia real española, y regido por una constitución nueva”.

El acto fue rechazado por el Virrey que ofrece a Iturbide retractarse a cambio de ser indultado. Lejos de eso Iturbide comienza a ganar partidarios realistas que entregan ciudades por capitulación e incorpora caudillos insurgentes en sus filas, lo que resulta en la destitución del Virrey Juan Ruiz de Apodaca, y en el envío de Juan O’Donojú como representante político superior en Nueva España, quien facilitó la consumación de la Independencia de México al firmar el Tratado de Córdoba.

Fue el 27 de septiembre de 1821 que el Ejército Trigarante entró a la ciudad y marchó hasta la plaza mayor, acompañados por aclamaciones de júbilo de una multitud. El jefe del Trigarante fue recibido por los regidores del ayuntamiento y después continuó su marcha hacia el palacio virreinal donde fue recibido por don Juan O’Donojú, último capitán general de Nueva España que prácticamente ya no pudo ocupar el cargo pues cuando arribó la independencia era un hecho.

En este acto, el presidente municipal interino estuvo acompañado por la regidora Celina Lomelí Ramírez, Víctor Bernal Vargas, secretario general del Ayuntamiento; Ricardo René Rodríguez Ramírez, tesorero municipal; Misael López Muro, director de Seguridad Ciudadana, entre otros funcionarios de su gobierno.