3 lecciones del triunfo y presidencia de Donald Trump

Juan Hernández

 

EUA vivió un ciclo electoral extraño por decirlo de algún modo, después de ser un mero chascarrillo, Donald Trump arrasó elecciones internas y las primarias para convertirse en el Presidente de los EUA, después de eso, todo es historia y los malos o buenos manejos están en la discusión actual tanto de norteamericanos como del mundo, su actitud polarizadora y nacionalista, esta generando una receta para el desastre de EUA, una que lejos de lograr su discurso, terminará perjudicando gravemente la economía norteamericana.

El tema aquí es que su campaña y eventual triunfo deberían de haber dejado muy claras las siguientes tres lecciones, ¿están en la mente de todo mundo? Quizá en algunas latitudes donde las opciones radicales ya dejaron de ganar tracción, en México, está por verse.

No. 1- Una sola persona, no puede cambiar el sistema, menos aún cuando es fruto y producto del mismo sistema, Donald Trump, ganó millones de seguidores por su frase “Drain the Swamp” en referencia a que drenaría el pantano de corrupción en Washington, ya instalado en la oficina oval, no sólo no dreno ningún pantano, ha demostrado en más de alguna ocasión que el es la figura principal de su propio pantano, tomando acciones más que cuestionables, una sola voz no es la respuesta, menos cuando escuchamos el discurso pero muy lejos están las intenciones detrás de este, es indispensable que si se busca un cambio sea la sociedad la que exija y este presente en todo momento, como justo contrapeso si es que el Legislativo o el Judicial no logran su cometido, entregar las llaves ciegamente de una mano a otra es la peor decisión posible.

No. 2- Hacer movimientos económicos drásticos, nacidos de la sola voluntad de un individuo, es una pésima idea, nos guste o no, el mundo entero a evolucionado hacia un modelo profundamente interconectado, necesitamos del mundo y el mundo necesita de nosotros, darle la vuelta y querer imponer nuestra voluntad solo asila y reduce la competitividad y en consecuencia el bienestar de las personas, EUA al ser una de las principales potencias mundiales, ha logrado sortear los movimientos cuestionables de su presidente, pero si no estuviera en una posición de poder, seguramente EUA sería hoy una isla sin comunicación con el exterior y con una calidad de vida totalmente diferente.

No. 3- El poder absoluto corrompe absolutamente, afortunadamente para EUA durante la elección el partido de oposición al presidente rescató posiciones y creció para ser un justo contrapeso contra las decisiones temerarias del presidente, si Trump tuviera mayoría absoluta en el Congreso y en las gubernaturas, EUA estaría prácticamente en llamas en este momento, curioso es que conforme han celebrado elecciones, menores en legislaturas locales o para escaños federales, incluso los estados o bastiones del partido del presidente que no habían perdido en más de 20 o 30 años, han sido apaleados por los Demócratas, un mensaje del electorado a los movimientos radicales, arrepentimiento por la decisión tomada en la elección principal, las cifras, datos y resultados son sencillamente reveladores.

Todo parece indicar que Andrés Manuel López Obrador será el próximo Presidente de la República, quizá incluso sea lo mejor para que al gente tenga la alternancia que en algunos casos ya reclama con violencia, pero ¿estamos listos para darle ciegamente el carro completo y vivir con las consecuencias por lo menos por 3 años ininterrumpidos?