CIEN… ¡se dice fácil!
Para quienes iniciamos hace ya algunos años con este noble proyecto de tratar de mantener informados a los nayaritas de manera veraz, derivado de un análisis crítico y objetivo sobre lo que acontece en nuestro estado y en todos los ámbitos de nuestra sociedad, es motivo de orgullo y satisfacción llegar hoy a la Edición Número Cien de la Revista Réplica que atinadamente dirige el apreciado Maestro Antonio Camarena Camarena.
La propuesta de Réplica la fuimos moldeando y madurando desde sus inicios, a partir de la inquietud que siempre ha generado la mesa de análisis y discusión entre los amigos que nos aglutinamos y autodenominamos “Grupo Paraíso”, en donde durante los últimos doce años hemos debatido el acontecer político, económico y social a nivel local, nacional e incluso internacional, convirtiéndonos así en una especie de Consejo Editorial de nuestra Revista Réplica.
Aunque se dice que elogio en boca propia es vituperio, habría que reconocer en honor a la verdad que entre las principales fortalezas de nuestra Réplica destacan, desde una perspectiva muy personal, la pluralidad ideológica y de formación profesional de todos quienes colaboramos en su edición, sin menoscabo de la libertad y autonomía que tenemos para escribir sobre los temas que más nos apasionan o nos interesan, siempre con un propósito muy claro de tratar de provocar en nuestros lectores, conciencia sobre los principales problemas que atañen a nuestra sociedad y con ello alentar ese despertar a la participación ciudadana, lo que para quienes militamos en Acción Nacional significa “crear ciudadanía”.
En ese sentido y luego de doce años de excesos, de abusos y atropellos de pésimos gobiernos, los nayaritas nos demostramos a nosotros mismos que cuando queremos podemos cambiar las cosas.  Hoy estamos en esa lucha por reparar los agravios sufridos a nuestra sociedad y quienes hemos recibido la confianza para ostentar un cargo de representación popular o en el servicio público, en cualquiera de las instancias de gobierno, estamos obligados a responder de manera oportuna, eficaz y eficiente y con absoluta responsabilidad a esa expectativa que en su momento logramos generar.
Es claro que dicha tarea no resulta nada fácil, máxime las condiciones de franco deterioro en que dejaron a nuestro estado, hundido en una severa crisis económica que contribuye a acentuar los rezagos que por muchos años hemos venido arrastrando en Nayarit.  Sin embargo, es a partir de esos escenarios que debemos de trabajar juntos, sociedad y gobierno, en la reconstrucción de nuestro estado, a fin de recuperar la confianza de la gente y aprovechar las riquezas naturales que nuestro estado nos ofrece.
Hoy estamos inmersos en un proceso electoral federal que nos da la pauta para consolidar ese proyecto de cambio que los nayaritas iniciamos a nivel local durante el 2017 y que requiere de la participación entusiasta y decidida de todas y todos los mexicanos para hacerlo realidad en todo el país.  Estamos por decidir si continuamos por la ruta que al día de hoy hemos llevado en México o si le apostamos al desarrollo y crecimiento económico, a un gobierno con transparencia y que rinda cuentas claras, que garantice además un combate frontal a la corrupción y la impunidad y que recupere la seguridad, tranquilidad y confianza en beneficio de nuestras familias.
En ese esfuerzo por tratar de alcanzar mejores condiciones de bienestar para los mexicanos es que con orgullo podemos afirmar que a lo largo de estos años, Réplica ha logrado posicionarse en el ánimo de un importante segmento de nuestra sociedad, constituyendo un referente de opinión serio, responsable y objetivo. Hoy el reto para quienes participamos en la Revista Réplica radica en actualizarnos y comenzar a migrar del papel y la tinta a las nuevas formas de comunicación como son las redes sociales, lo que a la vez representa la posibilidad de lograr una proyección exponencial de nuestras ideas.
Enhorabuena pues por esta Edición Especial Número Cien de la Revista Réplica y que vengan muchas más.  Como decía el fundador de Acción Nacional Manuel Gómez Morin, “hay que mover las almas”.  ¡Así sea!.