Enrique Vázquez

Poco a poco la sociedad ha ido relegando a un segundo plano el papel de la familia, evidentemente la libertad que cada individuo ejerce sobre su vida debe ser inviolable y si una persona decide o no contraer matrimonio es un tema muy respetable, sin embargo, me parece muy rescatable el esfuerzo que han estado realizando los distintos ayuntamientos del estado en este 2018 para proporcionar condiciones favorables y con ello facilitar a nuevas familias un momento inolvidable de forma gratuita.

Recuerdo que hace algunos años, durante la administración del Lic. José Gómez Pérez, en Bahía de Banderas, aquella edición de los matrimonios colectivos fue un parteaguas en la vida de algunas personas y sus nuevas familias, por lo que escuche de viva voz de los beneficiados, en aquella ocasión el evento impecablemente organizado por el DIF Municipal que presidía en aquel momento la Sra. Monserrat Peña de Gómez, estaba enmarcado por la noche y románticas luces en la marina de la Cruz de Huanacaxtle, escenario que según recuerdo de los comentarios de quienes fueron beneficiados, se convertiría en un recuerdo que jamas olvidarían.

Evidentemente, tanto en aquel momento como hoy en día, es de amplio conocimiento que la figura de los matrimonios colectivos tiene mucho más tiempo existiendo, pero desde ese momento y hoy en día siento que ha cobrado una fuerza renovada, es evidente que más personas se interesan por el tema, quizá se esté retomando la positiva costumbre de formalizar una relación y compartir una vida al lado de otra persona o quizá sea otro factor pero me queda claro tanto de aquella como de las ediciones de este año que la gente aprecia de forma muy especial el esfuerzo que realizan los ayuntamientos para generar este programa de matrimonios colectivos.

En Ruiz, el Dr. Jesús Guerra, una persona con una sensibilidad muy grande para con las necesidades de las personas, organizó un evento que estoy seguro supero por mucho las más ambiciosas expectativas tanto de los beneficiarios como los invitados y la población en general, en Bahía de Banderas el Dr. Jaime Cuevas y su Sra. Esposa Ana Esperanza Berumen de Cuevas, hicieron lo propio y con una increíble panorámica del mar en el fondo del evento, también beneficiaron a una gran cantidad de personas que reunieron los requisitos y solicitaron su inclusión dentro de la ceremonia.

Así las cosas, es bueno ver que los gobierno toman parte de esta iniciativa que estoy seguro tiene un profundo impacto en el fortalecimiento del tejido social, esperemos que al igual que las ceremonias de este 2018 fueron un éxito rotundo, las subsecuentes ediciones mejoren en convocatoria y se siga fortaleciendo a la familia en Nayarit.