Enrique Vázquez

Como anticipé en su momento, la aventura que emprendió el senador Manuel Cota Jiménez, en busca de conquistar la gubernatura del Estado de Nayarit, fue correcta en tanto él  en lo personal es un político y un funcionario público con basta experiencia y capacidad para gobernar nuestro estado, el detalle fue que su postulación no pudo encontrar un peor momento, los altos negativos del Presidente de la República y de su partido a nivel federal sumados a los negativos creados por la pasada administración estatal también emanada de su partido, hacían virtualmente imposible el triunfo de Manuel Cota, obviamente es innegable el arraigo que tenía el ahora gobernador Antonio Echeverría Garcia, el formidable empuje que logró la alianza al sumar a personajes de la escena local, sencillamente, bajo otras circunstancias el senador Cota pudo ser mucho más competitivo y no ser vencido en las urnas, sencillamente estuvo presente en el lugar y en el momento equivocados.

Dicho lo anterior y considerando lo destacable de los resultados obtenidos bajo las intratables premisas y circunstancias, no queda duda de que el senador Manuel Cota Jiménez es no solo un sabio estratega político, sino que tiene probada capacidad de triunfo, no en vano había ganado toda elección donde había competido, sabedores en la Ciudad de México de este pedigree de campeón, no es extraño que la presencia del nayarita fuera requerida en Jalisco para la importante elección que se avecina, en efecto, Jalisco de hecho presenta un escenario igual o más adverso al que se enfrentó el senador en su tierra a mediados de este año, con el favorito Enrique Alfaro muchos puntos por delante, sería una remontada épica si el precandidato tricolor Miguel Castro lograra la hazaña de llegar a Casa Jalisco y suceder a Aristóteles Sandoval, por ello y sin dejar de lado la reñida pelea por la Presidencia de la República, se necesita ganar o rescatar la mayor cantidad de votos posibles para apoyar al aún precandidato priista José Antonio Meade Kuribeña.

La tarea entonces, es adversa, pero el Senador y antiguo líder nacional campesino, no le da la vuelta al reto y desde hace algunos días tomó protesta como el delgado especial del CEN priista en Jalisco, lugar donde obviamente el líder nacional priista, Enrique Ochoa Reza y todas las cúpulas partidistas, esperan los mejores resultados posibles, los cuales traerá sin lugar a dudas, aun a pesar de la enorme adversidad que deberá enfrentar de nueva cuenta, el mejor de los éxitos mqi estimado amigo, un reto más a tu larga lista de batallas.