*Esperan ciudadanos que ejerzan el poder con diligencia; servidores judiciales, no exentos de tal obligación

Tepic, Nay., 5 de junio de 2017.

Uno de los principales valores de la democracia es la libertad y ayer los nayaritas “acudimos a las urnas a elegir a nuestros próximos gobernantes, a otorgar el poder de manera temporal a determinados ciudadanos que habrán de dirigir políticamente nuestro destino, conforme a las reglas establecidas en la Constitución y las leyes que de ella emanan”.

Tales fueron las palabras del magistrado Raúl Gutiérrez Agüero, integrante de la Sala Constitucional del Tribunal Superior de Justicia, al inicio de su mensaje en el acto cívico mensual de las y los servidores judiciales, encabezado por el presidente de la institución, doctor Pedro Antonio Enríquez Soto, y al que acudieron invitados como el comandante de la Décima Tercera Zona Militar, general de brigada Leopoldo Quezada Ávalos.

Una vez que los candidatos elegidos entren en funciones “¿qué debemos esperar los ciudadanos”, se preguntó Gutiérrez Agüero y dijo a continuación: “Pues que ese poder se ejerza de manera diligente, cuidando de nuestros intereses, de nuestra seguridad, economía, bienes, salud y hasta nuestra felicidad, porque ese es el fin del Estado”.

“Y no solamente tienen las funciones anteriores —añadió— sino también que la función pública la desarrollen de manera honrada, con la debida rendición de cuentas y sin abusar del poder. Para que así, cuando llegue al final de su encomienda, el mandatario pueda sentirse honrado y satisfecho de haber cumplido cabalmente su función y pueda así gozar del aprecio y reconocimiento de la sociedad en su conjunto”.

El magistrado Raúl Gutiérrez manifestó asimismo que las y los servidores judiciales no están exentos de tales obligaciones, “porque en el Poder Judicial descansa la atribución de garantizar la supremacía constitucional y de hacer que las leyes se cumplan”.

En el acto celebrado en el exterior del edificio del Tribunal Superior, quien forma parte de ese cuerpo colegiado indicó que el personal de la institución cumplirá mejor los principios constitucionales de su función con una sólida formación personal y profesional, pero también con un presupuesto adecuado y suficiente.

Agregó que el Poder Judicial “no puede estar sujeto a circunstancias políticas ni a ninguna otra razón, pues la función de impartir justicia es social, es la más sensible; es darle —precisó— solución a los problemas cotidianos de las personas: pensiones alimenticias y custodia de menores, de adolescentes, divorcios, herencias, problemas mercantiles, civiles, penales y el próximo año, hasta laborales”.

Luego de reiterar que el Poder Judicial contribuye, como parte integrante del poder público, a la paz del estado, Gutiérrez Agüero convocó a quienes laboran en la institución a “continuar siendo cada día mejores en beneficio de los usuarios y así, seguir contribuyendo desde nuestra trinchera a la paz social y prosperidad que merece nuestro estado”.

En dicho acto participaron la escolta del Poder Judicial y la banda de guerra del 43° Batallón de Infantería, mientras que a la licenciada Martha Patricia García Contreras le correspondió dirigir el Juramento a la Bandera; los licenciados Daniel Alberto Olmedo Lomelí y Emilio Rogelio Esqueda Suárez dieron lectura a las efemérides de junio y la licenciada Cynthia Joseline Rodríguez Ramírez tuvo a su cargo la conducción del programa. Cabe señalar que los abogados en mención forman parte de la ponencia del magistrado Raúl Gutiérrez Agüero.