shadow

Si caminas regularmente, verás la mejoría en tu capacidad de atención y concentración, además de afectar positivamente a tu estado de ánimo y salud física, por supuesto.

Eso sugieren las investigaciones acerca del ejercicio físico, que, como bien sabes, es un antídoto eficaz contra la depresión, la ansiedad y el estrés; incrementa el grado de bienestar que experimenta una persona, así como su autoestima.

Eso está claro. Pero hoy ponemos el énfasis en los beneficios cognitivos del ejercicio, incluyendo la mejora en la atención, la concentración y en la soltura para resolver problemas.

A veces resulta difícil realizar ejercicio físico de manera regular, ya sea porque no se disponga de tiempo o dinero para apuntarse al gimnasio o practicar un deporte. Otras veces, manda la pereza o la falta de costumbre.

En esos casos, podemos comenzar con un ejercicio sencillísimo: caminar. Sólo se necesitan unas buenas zapatillas y un trecho que recorrer. Podemos olvidarnos de equipamientos caros o de reglas deportivas.

Un artilugio muy empleado por la gente que acostumbra a hacer largas caminatas es el podómetro. Se trata de un utensilio que suele colgarse en la cintura y cuenta los pasos que se dan, los kilómetros realizados y estima las calorías consumidas, entre otros datos. Todo esto, con más o menos precisión, pero sirve como estímulo para muchos caminantes.

Los más modernos, también tienen aplicaciones disponibles, como ésta para el iPhone, por ejemplo.

Se acaban las excusas. Si quieres sentirte mejor, ponerte en forma y agudizar tu mente, camina.

Fuente: Does Walking Make You Smart?

Articulos Relacionados