Enrique Vázquez

La novela de los documentos filtrados en internet los cuales contenían el padrón electoral de 2015 sigue dando mucho de qué hablar, después de que un investigador de internet descubriera la información en un sitio de hospedaje de la empresa Amazon, las reacciones no se han hecho esperar, primero al momento de lanzar culpas se adelantó que el archivo tenía una huella digital que podría dar luz sobre qué partido filtro o a quien perteneció el padrón filtrado, una vez revelada la información el dirigente del partido Movimiento Ciudadano, rápidamente salió a declarar que efectivamente la información les pertenecía pero que habían sido hackers altamente entrenados los que rompieron los protocolos de seguridad y sacaron la información de su cuenta, una respuesta lógica que era de esperarse, acto seguido tanto el investigador como la empresa de servicios digitales salió a aclarar la información vertida por el político señalando que bajo ninguna circunstancia se podría intuir o establecer que la información había sido robada a través de un ataque a los servidores, dejando la triste realidad al descubierto, la información estaba en la nube, sin ningún tipo de protección, de manera en el mejor de los casos negligente, pues sería imposible pensar que esa acción se hizo de manera intencional.

En general de toda esta novela me quedan dos puntos que me gustaría se esclarecieran en el futuro próximo, en primer lugar sería interesante saber por qué motivo se puso la información en un servidor público al acceso de quién sea, si en la operación de este movimiento se obtuvo un lucro indebido o si tan solo fue un descuido por más improbable que parezca, el motivo es realmente trascendente en tanto que tiene el potencial de formar un punto de inflexión en cuanto a las normas y cuidados que deben tener los partidos políticos con esta información tan importante, parece un mal chiste que un documento tan valioso y tan peligroso se ponga en internet sin menor reparo, es una situación crítica que urge no se vuelva a repetir.

Y finalmente, en un igual de importante segundo lugar, me gustaría saber si las autoridades electorales y las instancias encargadas de impartir justicia tienen algo que decir sobre el asunto, intencionalmente o con total negligencia el hecho es que información realmente sensible fue liberada o puesta en internet sin protección en perjuicio directo de nuestro derecho a la privacidad y la protección de nuestros datos personales, ello sin mencionar el peligro que significa que esa información sensible esté en manos de cualquier criminal, nombre, CURP, dirección, etc. Es verdaderamente una situación complicada y peligrosa, aun así ni una respuesta sobre la responsabilidad sobre el hecho, vaya que vivimos en el país donde no pasa nada.