Enrique Vázquez

Obviamente las grandes obras, avenidas, hospitales, escuelas o los grandes programas sociales marcan y hacen memorable a cualquier administración pública, en ocasiones dos o tres obras grandes durante un trienio dejan un buen sabor de boca o por lo menos la noción de que fue una administración aceptable, sin embargo la atención en los pequeños detalles, las pequeñas obras que cambian el panorama de una colonia o que facilitan la vida de los ciudadanos, aún cuando no son aquellas espectaculares obras de infraestructura, son igual de memorables y más que nada son los que generan que final del periodo los ciudadanos puedan concluir que fue una administración pública realmente exitosa.

Sí, obviamente los puentes o los pasos a desnivel quedarán para la posteridad, seguirán de pie mucho después de que la pintura en un edificio se haya caído, que las lámparas se hayan fundido varias decenas de veces o incluso después de una o varias renovaciones a una avenida, sin embargo el recuerdo de aquella administración que cuido todos los detalles al máximo, aquella que elevó la calidad de vida de los ciudadanos, dignificó sus espacios públicos y dio un profundo sentido de pertenencia a la comunidad, ese lo llevarán los ciudadanos hasta la tumba posiblemente.

Justamente lo anterior ha venido realizando el Presidente Municipal de Bahía de Banderas, José Gómez Pérez, aun con fuertes dificultades financieras en contra, su administración ha estado realmente al pendiente de atender esos pequeños detalles que generan gestiones públicas memorables, solo por nombrar algunos ejemplos, la pasada semana los trabajadores del ayuntamiento estuvieron al máximo de sus capacidades renovando la imagen de una casa de adultos mayores, cambiando luminarias por todo el municipio, renovando la imagen urbana de camellones, riachuelos, calles y avenidas en diversos puntos e incluso trabajaron en un cambio integral a la entrada al poblado de San Juan de Abajo de cara a sus fiestas patronales.

En verdad el énfasis que ha puesto el alcalde José Gómez Pérez, ha sido único, ningún otro alcalde ha logrado hacer tanto con un presupuesto tan ajustado, y es que sin demeritar el gran trabajo que han hecho otros presidentes y presidentas municipales, en Bahía de Banderas las cosas giran a otro nivel, los resultados se entregan a diario y la misión de transformación que se fijó el alcalde es una realidad a pesar de lo improbable que parecía al comienzo de su gestión. Las  promesas de campaña que hoy son una realidad hablan del valor, la determinación y la honestidad que rigen a un ayuntamiento qué verdaderamente está haciendo historia poniendo atención hasta en los más pequeños detalles.