Enrique Vázquez

Durante los últimos meses, el debate en torno a la posible legalización de la mariguana se ha venido incrementando y tomando gran fuerza entre la población, que ve con buenos ojos el potencial cambio, atendiendo principalmente a los resultados que movimientos similares han tenido en todo el mundo, desde los países europeos que fueron pioneros en la materia, hasta nuestro vecino país del norte donde recientemente varios estados hicieron cambios radicales volviendo legal incluso el uso recreativo de la mariguana, era por demás lógico que todos estos cambios no pasaran desapercibidos para la población que está cansada de seguir viviendo episodios de violencia por culpa de las drogas y el crimen organizado.

Tomando de lleno el tema, ya adelantaba yo en este mismo espacio, que el amparo otorgado a un grupo de particulares para que pudieran consumir mariguana, tenía altas probabilidades de ser un movimiento orquestado para calcular el impacto que podría tener legalizar las drogas y por supuesto el nivel de aprobación que un movimiento así tendría entre el grueso de la población, poner a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, realizando esta prueba fue sin duda un gran acierto, por un lado se mantuvo la imagen progresista y de protección a los derechos humanos que tiene la corte y por otro se logró ver el nivel de aceptación que tenía la gente ante este tipo de movimientos.

De hecho, el posicionamiento que finalmente adoptó el presidente Enrique Peña Nieto, llega bastante después de lo previsto o de lo que uno pudiera haber imaginado dadas las circunstancias del país, pero principalmente atendiendo a los movimientos que a nivel internacional se han dado en ese sentido, si bien el presidente optó por una incorporación paulatina de las drogas a la vida legal de nuestro país, considero no deja de ser un acierto muy grande, la fundamentación utilizada es totalmente sólida, las sobrepobladas cárceles de nuestro país recibirán un gran alivio con el cambio retroactivo en cuanto a las penas por portación de mariguana, pues efectivamente muchas personas especialmente de escasos recursos actualmente purgan una condena por haber sido encontrados en posesión de más de 5 g de marihuana, asimismo los avances científicos en materia de medicamentos basados en la planta “Canabis” no podían seguir siendo ignorados, el caso de la pequeña que ganó un amparo para poder tratarse con este tipo de medicamentos, es solo uno de tantos miles en todo el país.

Tocará el turno a los legisladores del Congreso de la Unión, discutir y en su caso aprobar las reformas que plantea el presidente Peña Nieto, sin embargo no debería de darse una gran oposición al tema, dado que la mayoría de bancadas, ya habían tomado el tema en sentido positivo desde hace un buen tiempo, con la suma del presidente a la iniciativa, el tema no debe tardar en salir del congreso y empezar a ser vigente, sin embargo no pasará el fin de este sexenio sin que se dé una apertura total al tema de la legalización de la mariguana, los primeros resultados de esta reforma inicial serán notorios y servirán como justificación para dar el siguiente paso, la realidad es que esto no podía ser de otra manera, mejor hacerse a la idea hoy que todavía hay tiempo.