Enrique Vázquez

Durante los primeros años de la gestión del gobernador Roberto Sandoval Castañeda, fue muy común ver como recursos extraordinarios aterrizaron en nuestro estado, es decir además del presupuesto de egresos programado para el año en curso, el gobernador logró una y otra vez que las distintas Secretarías de Estado del gobierno federal generaran proyectos que beneficiaron a cientos o miles de nayaritas, modernas calles, bulevares o avenidas, programas sociales, renovación de parques, escuelas, centros comunitarios, llegando incluso a materializar la obra más grande este sexenio en la forma del canal centenario, una obra que seguramente será recordada durante muchas generaciones por venir como una inversión pública que verdaderamente transformó la calidad de vida y dio enorme plusvalía a una región entera.

Estas mega obras, han sido realmente frecuentes de hecho, hace apenas unos días el gobernador estuvo presente en un evento donde se dio formal comienzo al que se ha denominado “Parque Lineal Nayarit”, una obra totalmente pensada para satisfacer las necesidades de un sector muy amplio de la población, que siempre está buscando demás y mejores espacios de esparcimiento, en el caso de este nuevo parque, quienes deseen realizar ejercicio, convivir con sus familiares o simplemente salir a rodar en bicicleta a respirar el aire de la mañana, ahora podrán hacerlo a lo largo de un tramo de más de 10 kilómetros, en efecto el actual libramiento carretero de la capital, será totalmente transformado por albergar esta magna obra, gimnasios al aire libre, trota pista, ciclopista, además de cientos de nuevos árboles y plantas acompañarán a quienes deseen pasar un rato ameno en el nuevo parque.

Las obras para materializar esta importante obra, comenzarán de inmediato, alcanzando un costo superior a los 180 millones de pesos, monto que como puntualmente resaltó el gobernador no generan un impacto negativo a las finanzas del Estado, de hecho contrario a la práctica que impera en otros estados, los recursos fueron gestionados en su totalidad ante el gobierno federal y no por vía de un nuevo crédito que pusiera en peligro la viabilidad financiera del Estado.  Muy fácil sería tener este tipo de obras a través de crédito que otorgan los bancos públicos o privados, sin embargo esto ha generado grandes problemas en las finanzas públicas en todo el país, de hecho en Nayarit no somos extraños  a esta situación la gran parte de la descomunal deuda pública que aún tenemos se debe principalmente a créditos contratados para generar obra pública en el estado, éste hecho por sí solo no está mal pero analizando el estado actual que guarda las finanzas públicas, solicitar otro crédito sería un acto de completa irresponsabilidad.

Así pues, una vez más Roberto Sandoval Castañeda, demuestra con hechos la calidad de gestión pública que gozamos los nayaritas, una obra que responde directamente al llamado de un numeroso grupo de la población que ve en las políticas de fomento al deporte y a la salud una valiosa estrategia para generar un mejor futuro para las próximas generaciones.