Enrique Vázquez

Siempre he respaldado los actos cívicos, quizá sea una desafortunada coincidencia pero hace algunos años cuando todavía eran respetados y promovidos los valores entre los más jóvenes, la sociedad estaba  mucho más firme, más consciente del respeto, la solidaridad y en general todos los valores que llevan a generar una sana convivencia, hoy las tradiciones están muriendo y los jóvenes son impulsados a tendencias cada vez más individualistas, preocupándose cada vez menos por el prójimo y por supuesto menos por la sociedad que los rodea, esos libros abultados de civismo, el acto cívico de los lunes en la primaria, donde la escolta pasaba por las canchas, se leían efemérides o hasta se recitaba poesía, son costumbres que si bien quizá aún se celebran han perdido mucho valor y significado para los jóvenes de hoy en día.

De todo lo anterior, me resulta realmente gratificante e inspirador que el Poder Judicial del Estado de Nayarit y su titular el Magistrado Presidente del Supremo Tribunal de Justicia, Pedro Antonio Enríquez Soto, no pierdan la buena costumbre de celebrar un acto cívico cada primer lunes de mes, el evento que cuenta con la presencia de la mayor parte de funcionarios judiciales del Supremo Tribunal, magistrados, jueces, litigantes y por su puesto el titular del Poder Judicial, es un verdadero ejemplo de fomento cívico, las tradicionales efemérides, el himno nacional, todo el protocolario evento es llevado a cabo sin mayor sobresalto para admiración de los transeúntes que en ocasiones se suman al festejo patrio.

En días pasados durante la celebración del multicitado evento, se contó con la presencia del General de Brigada, Diplomado de Estado Mayor, Miguel Andrade Cisneros, Comandante de la treceava Zona Militar, quien coincidió en que rescatar los valores y generar actos cívicos donde se resalta la valerosa labor que realizaron los héroes que nos dieron patria es una encomienda que todos debemos de realizar desde nuestras trincheras y sumarnos en la medida de los posibles al esfuerzo que realizan otros en el mismo sentido.

Definitivamente el esfuerzo por rescatar los valores que se han venido perdiendo en nuestra sociedad se debe realizar desde todos los ángulos, desde los padres de familia que inculcan a sus hijos respeto hacia los símbolos patrios y sus semejantes, hasta las instituciones como el poder judicial del estado que continuamente hace su parte, con el ya tradicional acto cívico a la bandera.