El Gobernador Roberto Sandoval Castañeda anunció el inicio de los trabajos de construcción de lo que será el Nuevo Boulevard Rosamorada, obra que beneficiará de manera directa a más de 32 mil habitantes.

Los objetivos de la obra, precisó el mandatario nayarita, son mejorar la calidad y el nivel de vida de los habitantes de Rosamorada y municipios aledaños, tener una cobertura para al menos 50 años de servicio vial para los vehículos y reducir los costos en la circulación.

“Esta obra les va a dar la modernidad de un pueblo bonito —les dijo a los pobladores—; este bulevar de cinco carriles va a generar la modernidad de un pueblo en pro del desarrollo, del progreso, con concreto hidráulico y todo lo necesario para ser un bulevar de primer nivel, con un carril inteligente en medio, luminarias y banquetas de calidad”.

Roberto Sandoval abundó que, con una inversión de aproximadamente 26 millones de pesos, se construirán los 700 metros lineales de la nueva vialidad, se harán trabajos de excavación, se instalarán redes de distribución, drenaje sanitario, banquetas de concreto, colector y drenaje pluvial, pavimentación y tomas de agua potable, entre otras obras complementarias.

Su prioridad, señaló, además de aplicar una política de modernización de obras públicas, es mejorar la calidad de vida de todos los nayaritas, y por ello —informó—, gracias a la unidad de los tres órdenes de gobierno, ya gestionó recursos extraordinarios para edificar más obra pública en diferentes ejidos y comunidades de Rosamorada y cumplir así con los compromisos que hizo hace un año en dicho municipio durante una gira de trabajo.

“Hoy venimos, con hechos, a informar que en San Vicente se ejecutarán este año 680 mil pesos en la rehabilitación del cárcamo de bombeo de aguas negras, la nueva bomba de agua, y así cumpliremos con el compromiso de la gira, más aparte los domos cívicos de El Tamarindo y El Arrayán; mínimo cuatro domos construidos en este año”, precisó el Gobernador.

Al acto asistieron el alcalde de Rosamorada, Tomás Cervantes de Dios; el diputado federal Efraín Arellano Núñez, la diputada local  María Isidra Vargas y autoridades ejidales de Rosamorada.