12244697_10204028140418949_1536308401852994737_o

Por Nayar Araiza López

A los priístas más les valen las alianzas que la confrontación

Inició Diciembre con las consecuentes fiestas navideñas, donde la gente ya está esperando las vacaciones y los aguinaldos, para disfrutar de las reuniones familiares, las posadas, las fiestas guadalupanas y toda la algarabía que conlleva estas celebraciones que culminan hasta el próximo año 6 de enero Día de Reyes, de lo que menos quiere saber es de asuntos de aspirantes a cargos públicos.

            Pero a pesar de eso, la efervescencia política en Bahía de Banderas no disminuye de tono, y hasta las posadas navideñas se tornan una competencia para los aspirantes y dirigentes de los partidos, para pelearse a la gente en las plazas, que se atiborran de chiquillero; a los padres de familia, en su mayoría no les interesa el color o la marca de quiénes llevan los payasos, los dulces y los regalos, incluso van a todas, las organice quien sea.

            Realmente ya es hora, principalmente en el PRI, que la alta nomenclatura ponga orden a sus aspirantes, quienes tal como si fueran enemigos, se promueven los golpes bajos, alentando a sus seguidores a desacreditarse entre priístas; están reproduciendo los errores del pasado que llevaron en el pasado reciente a  una estrepitosa derrota y a la pérdida de espacios en el Cabildo, incluso han perdido por el mismo motivo la Diputación Federal por el distrito.

            Es un hecho la cruenta batalla entre las huestes del Médico Omar Reynozo Gallegos y del Diputado Local Héctor Santana García, que este a su vez, su gente, con permiso o sin él, no cesa en críticas al Presidente Municipal José Gómez Pérez;  también sigilosamente sin hacerse notar, se mueven el dirigente transportista Raúl de los Santos Palomera y el ex Regidor Xavier Esparaza García, aunque no se descartan las huestes del Senador Manuel Cota, a través de una posible aspiración del Médico Héctor Pimienta Alcalá, y por la libre la del exalcalde Jaime Cuevas Tello.

            Pareciera ser que varios priístas no entienden que es la suma y el aprender a cohabitar y compartir los espacios, lo que le da la fortaleza al partido, y no lo contrario, absolutamente ningún equipo, con su propia estructura, como le denominan, podrán ganar solos  una elección, y más ante la latente amenaza de una alianza PAN-PRD y otra PT-MORENA, con un Movimiento Ciudadano que no se sabe para dónde se inclinará, si participan con candidatos propios o se juntan con los “panperredistas”, ahora que traen canicas y recursos a nivel nacional.

            Al interior del PRI,  el Médico Omar Reynoso trae lo suyo, con un trabajo de años consolidando una amplia estructura de seguidores,  al igual que la tiene también el Diputado Héctor Santana; sin demeritar al resto de los aspirantes, la realidad es que a dos años de distancia, es muy temprano para poder afirmar que uno de ellos ya tiene asegurada la candidatura; aquí no creemos  esas historias de que se han encargado de esparcir los seguidores de unos y de otros, “que ya tienen el apoyo del gobernador”, principal argumento para estar presionando a la gente, haciéndola rehén de sus proyectos, militantes y simpatizantes a los que presionan para que no vayan al evento o posada organizada por tal o cual; cuando la mayoría de la gente no entiende, únicamente ve priístas.

            Lo cierto es que se deben respetar las reglas no escritas de la política e institucionalidad priísta, Roberto Sandoval Castañeda aún es gobernador del Estado y tiene las canicas, al igual que tiene los dados el Presidente Municipal José Gómez Pérez, y que no se les olvide tampoco, que la Ley ya le permite reelegirse, y a un año de gobierno, optimizando y gestionando recursos, les guste o no a sus adversarios y a los propios priístas, ha sido un año que está por culminar, de obras  y ampliación de servicios públicos, de un incremento en el gasto social y de esparcimiento para la gente en las plazas públicas, de las que ya dio cuenta en números en su pasado Primer Informe de Gobierno.

            Así que si hay un político en el PRI con una mejor y mayor estructura política consolidada, con una legitimación social a sus hechos y acciones, es indiscutiblemente el Presidente Municipal José Gómez Pérez, que si no se reelige, para donde apunte su brújula se inclinará la balanza; así que a los aspirantes priístas más les vale no ser tan torpes y dejar de jugar a los “poderosos”, hay cosas que no cambian y una de ellas es que quien gobierna tiene las cartas. Mejor les convienen las alianzas y los acuerdos, en lugar de la confrontación con el alcalde. Seguiremos.