Enrique Vázquez 

El acceso al agua es un derecho humano tutelado por nuestra constitución así como por diversos Tratados Internacionales de los cuales nuestro país es parte y por tanto son norma rectora del actuar de las autoridades locales, estatales y federales, por lo que es plena obligación del estado proporcionar a todos los ciudadanos el vital líquido sin excusas, ni impedimentos legales, no hay justificación válida para no llevar agua a los ciudadanos, y aunque no fuera válida, la enorme deuda que pesaba sobre el sistema SIAPA de Tepic y sobre otros tantos sistemas administradores del agua en el estado se estaba convirtiendo en una excusa recurrente, por lo que el presidente Enrique Peña Nieto decidió tomar cartas en el asunto e instruyó a la Comisión Nacional del Agua la apertura del programa Agua sin Adeudos.  

Este programa busca regularizar la situación financiera de los sistemas administradores del agua en el país a fin de que no utilicen sus pasivos como excusa para dejar sin agua a los ciudadanos, el programa al que pueden adherirse cualquier municipio interesado es un acierto contundente de parte de la administración del Presidente Enrique Peña Nieto, si bien es cierto es importante mantener una disciplina fiscal en las recaudaciones y pago de contribuciones que tienen que hacer estos organismos, mucho más importante es el derecho humano de los ciudadanos del acceso al agua, prioridades son prioridades y si esta regularización implica un pacto formal para mantener al día las obligaciones es una situación de ganar-ganar para el Gobierno Federal y los sistemas de administración del agua.  

El convenio firmado en días pasados ante la presencia del delegado de la CONAGUA en la entidad, Hugo Villagrán Bernal, tendrá efectos inmediatos con los ayuntamientos que así lo soliciten y propone diversos escenarios para que los ayuntamientos se pongan al corriente con los pagos por el uso y aprovechamiento de aguas nacionales. Uno de los ayuntamientos más beneficiados fue precisamente la capital nayarita, que contaba con el adeudo más voluminoso de todo el estado, los millones de pesos que se tenían como pasivo quedarán reducidos a cero e incluso las contribuciones pagadas por casi 200 millones serán reintegradas para ser utilizadas en programas de infraestructura hidráulica que tanta falta le hacen al antiquísimo alcantarillado de la ciudad. 

La rápida implementación de este programa en Nayarit, atiende a la petición que desde hace meses realizará el Gobernador, Roberto Sandoval Castañeda, y al igual que en tantas otras ocasiones, la constante comunicación con las autoridades federales y la insistencia de las estatales ante los responsables en la autoridad central han materializado estos beneficios en tan corto tiempo, el monto total de los apoyos para Nayarit como estado, asciende a más de 800 millones, un logro sin duda contundente.