Enrique Vázquez

Quiero pensar como ciudadano al corriente del pago de sus impuestos, que la falta de pago del 12% del impuesto especial para la Universidad Autónoma de Nayarit, habla más de la falta de administración que de la falta de voluntad, puesto que como es bien sabido a estas alturas por todos nosotros, el recurso que los municipios recaudan para la UAN no es por ningún motivo algo de lo que puedan echar mano para pagar compromisos atrasados, nóminas, créditos o cualquier uso fuera de entregar el dinero íntegro a la máxima casa de estudios de nuestro estado, quiero pecar de inocente y pensar que se debe más que nada, como decía antes, a la falta de administración al interior de los ayuntamientos que tardan demasiado en organizar sus contabilidades y contabilizar lo que recaudan, puesto que pensar lo contrario roza a estas alturas en una actitud criminal.

Eso va en cuanto al tema del impuesto que se genera actualmente, sin embargo, en días recientes se ha visto que de nuevo la UAN a través de su Rector, Juan López Salazar, ha continuado el trabajo de gestión para recuperar el adeudo atrasado, es decir el que generaron los alcaldes que hoy ya no están en funciones, este recurso sin lugar a dudas debe ser un grave dolor de cabeza para los actuales munícipes que les tocó pagar los platos rotos de alcaldes irresponsables que sabrá dios que uso hicieron de los recursos, ¿comprarse ranchos? ¿Vehículos? ¿Casas? O simplemente fueron mal administrados y gastaron estos recursos propios de la universidad en la nómina de los empleados o el pago de créditos lo cual de cualquier manera es indebido, quizá de eso nunca nos vamos a enterar, sin embargo el dinero por ley tiene que llegar a la universidad y los alcaldes actuales deberán con el pesar de su alma ver la forma de reintegrar estos recursos.

Precisamente en esta tarea compleja de entregar recursos a la universidad, en los que ellos no tuvieron nada que ver, es donde los actuales alcaldes deben prestar especial atención pues bajo todas las de la ley los pasados presidentes municipales son responsables por el adeudo, si bien dejaron ya sus funciones la responsabilidad del ejercicio de esos recursos de manera indebida persiste y será tarea del auditor general del estado llegar al fondo primero de que se hizo con estos recursos y segundo llamar a los responsables a declarar pero sobre todo a resarcir el daño y si este ente por algún motivo fuera flojo en su actuación o de plano se presente como cómplice de los ayuntamientos pasados, sería entonces tarea de los actuales presidentes repetir contra sus predecesores y reclamar los adeudos, por la vía que estimen pertinente pero lo justo sería que quien causó el adeudo y el menoscabo a las finanzas municipales arregle el asunto ojalá los actuales alcaldes se decidan a tomar esta ruta que a todas luces sería la que haga justicia a los ciudadanos y a la universidad.

A pesar de ser lo justo si la historia nos puede decir algo es que difícilmente los funcionarios públicos que ya no están en funciones han regresado algo de lo que aparentemente se robaron, espero sinceramente que estos actuales alcaldes hagan la diferencia y hagan algo por la universidad, por los ciudadanos , pero principalmente por erradicar la impunidad con la que servidores públicos se hacen de recursos indebidamente.