Enrique Vázquez

Si bien el Gobernador del Estado, Roberto Sandoval Castañeda, se lleva la mayoría de reflectores durante las giras de trabajo que ha realizado por los distintos municipios del estado, puesto que evidentemente es quien lleva los mayores beneficios a las comunidades y resuelve las problemáticas de la población, no menos importante es la labor que a su lado, su Sra. Esposa Ana Lilia López de Sandoval, esta realizando desde su trinchera por mejorar la calidad de vida de las y los nayaritas, en efecto durante cada una de las giras realizadas a la par de trabajo colosal que desarrolla Roberto Sandoval, su esposa la maestra Ana Lilia López de Sandoval, ha visitado las comunidades, ha visto las necesidades y ha reforzado los programas sociales que a través del Sistema DIF estatal se aplican en los municipios, coordinando los esfuerzos con el resto de dependencias gubernamentales y los distintos niveles de gobierno.

Uno principalmente ha sobresalido por sus magros resultados, Hogares Unidos es un noble programa del sistema DIF que ha llevado dignidad y bienestar a las madres nayaritas en distintos puntos del estado, para no extender mucho el comentario me centraré en lo acontecido principalmente en Bahía de Banderas, lugar donde recientemente la pareja ejecutiva ha estado trabajando arduamente, sin embargo cabe destacar que el éxito descrito no es único de Bahía sino que se ha replicado en el resto de municipios donde se ha lanzado el mismo. 

Hogares unidos, es un programa de autoempleo que proporciona a las mujeres nayaritas de las herramientas necesarias para que utilicen sus talentos en el desarrollo de distintos productos y puedan comercializarlos por su cuenta o con apoyo del gobierno del estado y con ello llevar mayores ingresos a su familia. El programa ha sido un éxito por una sencilla razón, entregar a las mujeres ese sentimiento de autosuficiencia, de orgullo por su trabajo y de realización va más allá del beneficio económico por la venta de sus productos, el beneficio es mental y personal, las engrandece como personas y como figuras productivas en su comunidad, inspirando mayor emprendedurismo entre sus comunidades. 

El programa pues esta muy bien ideado, excelentemente implementado y ha tenido un seguimiento inigualable, un “home run” dirían quienes practican el beisbol, la situación en Bahía de Banderas es particularmente inspiradora pues fue hace prácticamente dos años cuando la Sra. Ana Lilia en una primera visita a las comunidades del municipio, lanzó el programa con gran aceptación y hoy con cientos de gratas experiencias de por medio, Hogares unidos se ha consolidado y cada vez más mujeres se suman a la iniciativa. En aquel lejano 2013, la titular del DIF estatal Ana Lilia Lopez de Sandoval, fue acompañada por la senadora por Nayarit, Margarita Flores Sanchez, quien de hecho a pesar de no ser directamente titular del programa se ha involucrado estrechamente con las mujeres nayaritas para redoblar el esfuerzo y aumentar aún más el éxito del programa, desde aquella visita e incontables más la senadora se ha hecho presente en las comunidades para extender su mano a las mujeres trabajadoras que forjan su destino con hogares unidos, así mismo en aquel momento la hoy delegada federal de SEDESOL, Liliana Gómez Mesa, estuvo presente en el lanzamiento y a la fecha desde otra dependencia igualmente continúa apuntalando el éxito de hogares unidos.  

Dimensionar el programa es difícil pero a la fecha miles de mujeres forman parte y son productivas en su comunidad, además de las aproximadamente 30 mil mujeres que están inscritas en el programa, casi 1000 maestras que dan vida a los talleres, varios puntos de venta e incontables ingresos generados son un testimonio indudable del éxito de “Hogares Unidos”. 

El programa sigue y seguramente seguirá creciendo, durante la actual gira la Sra. Monserrat Peña de Gómez, presidenta del DIF Municipal de Bahía de Banderas, se comprometió no sólo a dar seguimiento a los hogares que ya están desarrollando sus productos, sino a buscar nuevas beneficiarias y por su puesto a redoblar el esfuerzo con quienes hoy ya forman parte del programa, hecho que no cabe duda será posible pues la Sra. Monserrat Peña de Gómez ha demostrado en seis meses de gestión al frente del DIF, que su voluntad de servir a la gente es solo superada por su capacidad de llegar a la gente y hacer efectivos los programas sociales de la dependencia.

Sin duda el programa es muy completo y muy benéfico, pero no sería nada sin la voluntad de las mujeres de participar en él y hacer algo por sus familias, así mismo, su crecimiento, desarrollo y éxito no hubiera sido tan rotundo de no ser por el trabajo dedicado de las distintas mujeres que tienen en sus manos la promoción y éxito del programa, como la Sra. Ana Lilia López de Sandoval, la senadora Margarita Flores Sánchez, la Sra. Monserrat Peña de Gómez, Liliana Gómez Mesa y todas aquellas damas que tuvieron la voluntad y la visión de hacer algo por Nayarit, algo realmente significativo y trascendente, hoy formalmente ha trascendido y dejó de ser un programa social para convertirse en un modo de vida un verdadero motivo de orgullo para las nayaritas que en el participan y para quienes lo idearon, lo vieron nacer, crecer y ser exitoso.