Enrique Vázquez

A propósito del Día Internacional de la Mujer, quisiera aprovechar este espacio para hacer una breve reflexión sobre el motivo de esta conmemoración tan justificada, en efecto reconocer la invaluable participación que las mujeres tienen en el desarrollo de la sociedad es más que necesario, imaginar un mundo donde no pudiéramos gozar de su dulce trato, de su belleza, su calidez y más recientemente de su aportación económica al producto interno bruto de nuestro país y no solo eso, las familias tradicionales simplemente no podrían funcionar sin la mujer que siempre esta velando por los hijos, por el bienestar de su esposo y por que toda la familia se desarrolle plenamente aun a costa de su propio bienestar.

 

Curiosamente el otro día en las redes sociales se compartió un curioso video sobre una oferta de trabajo, en el mismo se observaba a varias personas conversar en una videoconferencia con un supuesto reclutador,  que al desarrollarse la entrevista mencionaba los requerimientos del trabajo, como estar disponible las 24 horas en caso de alguna necesidad del contratante, saber de cualquier profesión, cocinar con buen sazón, licencia de conducción, habilidad para hacer varias cosas al mismo tiempo, memoria privilegiada para recordar múltiples compromisos de varias personas y así sucesivamente hasta que los entrevistados vieron una tarea prácticamente imposible los más valientes se atrevieron a continuar y preguntaron cuánto sería la remuneración por un trabajo tan complejo y demandante, a lo que el entrevistador contestó, nada no existe un pago para este trabajo, a lo que todos por igual contestaron que si se trataba de una broma, el entrevistador entonces les contestó, el trabajo básicamente consiste en ser madre de familia a lo que todos los entrevistados no pudieron sino soltar una risa nerviosa y reflexionar el papel tan complejo que las mujeres tienen en la familia, algunos incluso no demoraron en llamar y agradecer a sus madres por tantos años de esfuerzo por educarlos y sacarlos adelante.

Ciertamente las mujeres en especial las madres de familia que en ocasiones hasta son proveedoras de recursos económicos para sus hijos, merecen un reconocimiento no únicamente en el día internacional, sino en cada día de la semana, del mes y por que no del año.

Y bueno a propósito de este día tan importante, en nuestro estado se dieron varias muestras de reconocimiento por parte de varias instituciones, desde el Poder Judicial del Estado, que en voz de su presidente el Magistrado Pedro Antonio Enríquez Soto, felicitó a las mujeres que laboran en el poder judicial y a aquellas que no, o como la CANACINTRA Nayarit que a través de su flamante titular Fernando Sánchez Zatarain aprovechó para ofrecer una reunión con sus agremiadas y distintas personalidades políticas entre las que destacaron el Gobernador Roberto Sandoval Castañeda y su distinguida esposa la Sra. Ana Lilia López de Sandoval.

Precisamente durante este último festejo ofrecido por la CANACINTRA, el Gobernador aprovechó para dirigir un mensaje a todas las mujeres nayaritas, donde reiteró el apoyo incondicional del Gobierno de la Gente a las mujeres Nayaritas, sea desde el INMUNAY, el sistema DIF o cualquier otra dependencia gubernamental, las mujeres tienen un lugar muy especial en el Gobierno del Estado, durante su oportunidad la Sra. Ana Lilia López de Sandoval, aprovechó para extender de igual forma la mano y ofrecer su apoyo incondicional en cuanto le sea posible.

Al igual que el titular de la CANACINTRA, Fernando Sánchez Zatarain, diversas agrupaciones civiles han diseñado programas especiales para fomentar el desarrollo de las mujeres, sea mediante fondos para emprender un negocio formal, para capacitarse y mejorar sus procesos de uno existente o simplemente para desarrollarse como personas, el énfasis está en ellas.

Bien por todo aquel que reconozca continuamente la gran valía que tienen las mujeres para el desarrollo social, como un servidor que aprovecha este espacio para enviar una felicitación hoy y todos los días del año a todas las mujeres que hacen de Nayarit un gran estado.