Enrique Vázquez

Si bien pudiéramos argumentar que la obra pública no es la tarea más importante de un ayuntamiento, pues ciertamente debe velar por los más desprotegidos, por la niñez, por el medio ambiente y por el respeto de las leyes y reglamentos que rigen la conducta en sociedad de todos nosotros como individuos, sin embargo no menos cierto es que para la sociedad que sigue las actividades de su ayuntamiento, la obra pública es un indicador muy visible y mesurable de cómo se ha desempeñado el ayuntamiento, obviamente no se debe generalizar en todos los casos, pues habrá ayuntamientos que entreguen mucha obra pública de mala calidad que no durará más de algunos meses, obras que nadie solicitaba o incluso peor obras poco útiles que fueron pagadas con deuda pública cara que ahoga las finanzas del ayuntamiento, en fin son muchos los supuestos donde la obra pública no es necesariamente un indicador positivo.

Claro está que en la mayoría de los casos, la obra pública si es un indicador válido y acertado, un ayuntamiento que trabaja, que genera nuevas vialidades, que renueva las existentes, atiende fugas, problemas, incompatibilidades, un ayuntamiento que construye el bienestar de la gente es un ayuntamiento obviamente bien evaluado no sólo en el papel, sino en la opinión pública y en el tiempo pues las personas se van, pero las obras se quedan. En este sentido, el ayuntamiento de Bahía de Banderas, presidido tenazmente por el primer edil José Gómez Pérez, ha construido el camino al bienestar con obra pública desde el primer día en que sorprendentemente a unas horas de haber tomado posesión puso en marcha la maquinaria para empezar a entregar obra pública a la gente.

Son apenas cinco meses lo que lleva en funciones el ayuntamiento de José Gómez Pérez y en este corto periodo de tiempo son ya más de 80 mil metros lineales los que se han rehabilitado en materia de vialidades en todo el municipio, desde pequeñas calles, pasando por avenidas de gran tamaño, circuitos viales y por supuesto grandes tramos de carretera abierta que si bien en primera instancia son jurisdicción de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, el alcalde José Gómez, no ha permitido que esto le impida llevar respuesta a las peticiones de la gente y con ello bienestar y calidad de vida.

Con el apoyo del Gobernador de la Gente, Roberto Sandoval, quizá incluso Bahía de Banderas se ha pavimentado más en los últimos meses que en los últimos 6 años y por supuesto el ritmo no parece tener la más mínima intención de detenerse, pues ni bien se han terminado los trabajos en una vialidad cuando ya se esta dando el banderazo de la siguiente, sin lugar a dudas esta temática de arduo trabajo tendrá grandes resultados para el alcalde José Gómez pero principalmente a la gente de Bahía.

Más importante aún es que si bien se ha estado pavimentando el camino a la transformación, no se ha dejado de atender y modernizar el resto de servicios públicos, alumbrado, agua potable e imagen urbana, donde podemos destacar que la plaza pública de San José del Valle ya se encuentra avanzada en sus trabajos de remodelación, al igual que en su momento sucedió con la de Sayulita, Valle de Banderas y Bucerías.

La obra pública podemos finalizar, no es el único o el mejor índice para medir un gobierno, pero en un ayuntamiento donde se ha entregado al mayoreo, la gente se encuentra muy satisfecha por lo que si no es el mejor indicador si esta muy cerca.