[carousel ids=”7974,7976,7977,7978″]

Relatan la transformación de sus ejidos costeros

    • Los Ejidatarios tienen frente a sí mismos la oportunidad de aprovechar sus recursos, administrarlos de la mejor manera para lograr el bienestar para todos.

    Bahía de Banderas, Nay.- Con una mirada retrospectiva en el siglo pasado, sobre el surgimiento de los ejidos de la zona costa de Bahía de Banderas y su transformación en los albores del Siglo XXI, el Gobierno Municipal 2014-2017, a través del cronista municipal, Eduardo Gómez Encarnación, participó en el Encuentro Biestatal de Cronistas Municipales, Sinaloa – Nayarit.

    El subdirector de Cultura, Alejandro Martínez Osuna, explicó que como integrante de la Asociación de Cronistas del Estado de Nayarit, Bahía de Banderas fue invitado al encuentro, realizado en el Municipio de Rosamorada, donde el cronista municipal Eduardo Gómez Encarnación, expuso el devenir del Municipio en la vida de sus núcleos agrarios de la zona costa: La Jarretadera, Bucerías, La Cruz de Huanacaxtle, Higuera Blanca y Sayulita.

    El cronista de Bahía de Banderas, recordó que fue entre 1937 y 1951 que se fundaron los ejidos costeros del territorio donde ahora es nuestro Municipio, pero que a partir de 1970, tres décadas después, con el Fideicomiso Bahía de Banderas, se afectan las tierras de la franja costera de los ejidos mencionados (casi tres mil hectáreas), para impulsar el desarrollo de la zona hotelera y residencial.

    A la afectación hecha por el Fideicomiso Bahía de Banderas (Fibba), Gómez Encarnación enumeró a la reforma constitucional al Artículo 27 de la Carta Magna en 1992, y al impulso al Programa de Certificación de Derechos Agrarios (2000), como los factores que han acelerado la paulatina desaparición de los ejidos en la zona costa.

    Observó el cronista que los ejidatarios tienen frente a sí mismos la oportunidad de aprovechar sus recursos, administrarlos de la mejor manera para lograr la transformación de entidades en proceso de desaparición a centros de producción, como en el origen fueron concebidos por la Reforma Agraria de 1915.