* El Instituto cuenta con los medicamentos necesarios para controlar una crisis asmática, además del estudio de la espirometría y otros vitales para estos pacientes 

El asma es un mal respiratorio crónico que disminuye el paso y la salida del aire de los pulmones y se agudiza ante la presencia de infecciones respiratorias. El asma es un problema de salud pública en que el paciente manifiesta obstrucción de la vía aérea, edema de la parte interna de la vía aérea e hiper producción de moco.

La neumóloga de la Unidad Médica de Atención Ambulatoria (UMAA) del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Alma Rosa Bizarón Muro informó lo anterior y dijo que otra manifestaciones de los cambios en los bronquios por esta enfermedad pueden ser la tos, falta de aire, pecho apretado y ruido como un silbido.

Tras señalar que el asma es la causa más frecuente entre las enfermedades crónicas de la infancia y está entre las primeras causas de hospitalización en servicios de urgencia, la especialista indicó que este padecimiento es multifactorial, es decir se puede demostrar un origen alérgico o hipersensibilidad a diversas particulas protéicas inhaladas suspendidas en el aire.

En ese sentido destacó que las y los pacientes con esta enfermedad son diferentes, no hay un grupo de pacientes asmáticos que sean homogéneos, hay  pacientes que desencadenan los síntomas inducidos por el ejercicio, por algún alimento que desconocían, por cambios ambientales y también por situaciones emocionales.

Luego de reiterar que la mayor incidencia de infecciones en vías respiratorias favorecen estos eventos y de no atenderse de manera oportuna, pueden complicarse y poner en riesgo la vida por una prolongada insuficiencia respiratoria, la doctora Bizarrón informó que lo primordial es hacer un diagnóstico en los niños no se puede realizar un diagnóstico funcional pero sí clínico, de ahí es la clasificación de si el silbido es persistente o intermitente.

En los adultos, podemos hacer una clasificación más clara, mismas clasificaciones que se han modificado mucho, hay un consenso mundial que las clasifica de acuerdo al comportamiento, ya que las posibilidades de hipersensibilidad alérgica disminuyen a un 45 a 50 por ciento del total de los casos, siendo aún en ellos muchas veces el factor predominante.

Después de asegurar que el Instituto Mexicano del Seguro Social cuenta con los medicamentos necesarios para controlar una crisis asmática, la doctora del IMSS señaló que los especialistas deben realizar un estudio funcional que se llama espirometría o prueba de esfuerzo, el cual se hace un diagnóstico certero. Así mismo se pueden realizar pruebas de reto o broncodilatación.

Estas pruebas van a permitir un diagnóstico entre asma y otro tipo de enfermedades, para clasificar la severidad de la crisis y de acuerdo a ello normar una conducta para verificar si el paciente requiere un tratamiento ambulatorio o definitivamente tendría que hospitalizarse.

El tratamiento está dividido en tres fases: administración de fármacos, para desinflamar y abrir los bronquios, (medicamentos rescatadores); un buen control ambiental libre de polvos, tabaco, mascotas y ventilación adecuada en el hogar y por último la inmunoterapia, a base de vacunas que se aplican a aquellos pacientes que se tiene la certeza del alérgeno causante del asma.

Finalmente la neumóloga aconsejó consumir abundantes líquidos y alimentos ricos en vitamina C, ya que protegen las vías respiratorias, evitar fumar en presencia de pacientes asmáticos y salir bien abrigados a la calle, así como seguir con el tratamiento farmacológico recomendado por su médico.