Enrique Vázquez

Pocas cosas son más desastrosas para una familia que la pérdida de quien es la piedra angular del núcleo familiar, perder a una madre bajo cualquier circunstancia desequilibra hasta las familias más sólidas, más aún cuando las madres fungen como padre y madre y son el sustento no sólo emocional de los menores sino también el económico y sin duda los que más pierden son los menores que si no tienen familiares cercanos quedarían en una total situación de riesgo, quizá incluso de calle, pensando en eso la Secretaría de Desarrollo Social a nivel federal implementó el muy benéfico programa de Seguro de vida para Jefas de Familia, cuando el Presidente Enrique Peña Nieto lo presentó con bombo y platillo, miles de madres en todo el país respiraron y aliviaron la intensa preocupación sobre el futuro de sus hijos si ellas por alguna desafortunada razón llegaran a faltar.

Algunos pudieran pensar que se trata de una situación remota, algo que pasa muy poco pero no podrían estar más equivocados apenas este jueves 15 la Presidenta del DIF Nayarit, maestra Ana Lilia López de Sandoval, acompañada de la delegada federal de SEDESOL en Nayarit, Liliana Gómez Mesa, hicieron entrega de los apoyos respectivos a este programa precisamente debido a la lamentable defunción de setenta y nueve madres de familia, un número aparentemente bajo pero una sola familia que tenga que lidiar con la dolorosa pérdida de la madre del hogar es suficiente, no se diga de setenta y nueve casos, el beneficio llegó para un total de ciento treinta y dos niños nayaritas que reciben un apoyo para seguir adelante, no perder la esperanza y continuar su viaje por esta vida.

Sean uno, dos, tres o setenta y nueve, este seguro de vida es una bendición en estos casos catastróficos, con el apoyo económico y material que reciben las familias que viven esta tragedia se vuelve un tanto menos compleja la tarea de salir adelante, el apoyo perdura hasta que los menores terminan sus estudios y están en capacidad de buscar un empleo y salir adelante por si solos, de hecho el programa para este 2015 tuvo varios cambios en claro beneficio de los afiliados, además de que hoy cualquier madre de familia sin límite de edad puede pedir de su afiliación y gozar del apoyo, las restricciones a quien puede ser el tutor que reciba el beneficio también se han modificado, el trámite del acta de defunción también se ha modificado para facilitar el acceso al apoyo, son varios los puntos donde de acuerdo a la experiencia que se tuvo en los meses pasados, se modificó el programa para hacerlo más accesible a los menores que sufren la pérdida de su madre.

La Sra. Ana Lilia López de Sandoval, no lo pudo decir de mejor forma, la muerte es un momento en que nunca nadie piensa, no sabemos si el día de mañana seguiremos aquí por lo que las madres que gozan de este beneficio por lo menos tienen la seguridad de que el día de mañana sus hijos tendrán una mejor oportunidad de salir adelante, sin duda alguna un excelente programa que continúa haciéndose mejor.