[carousel ids=”6836,6837,6838″]

Acompañado de los Tres Reyes Magos, el Presidente Municipal, Hilario Ramírez Villanueva, “Layín”, obsequió a los niños y niñas sanblasenses grandes sorpresas y regalos

San Blas, Nayarit. 07-Enero-2015.- El Presidente Municipal de San Blas, Hilario Ramírez Villanueva, “Layín”, ofreció una gran fiesta del Día de Reyes a niños y niñas sanblasenses llena de muchas sorpresas y regalos, acompañado de los Tres Reyes Magos, Melchor, Gaspar y Baltazar, con quienes, repartió a las familias sanblasenses, una enorme y sabrosa rosca de más de 300 metros de longitud.

Dentro de las grandes sorpresas, sobresalió la entrega por parte de “Layín”, de Tables’s y premios económicos a niñas y niños sanblasenses que participaron en concursos de baile y canto con mucho ritmo y gracia al compás de los tambores.

Los presentes rieron a carcajadas con las ocurrencias de los payasos y se divirtieron en grande con la participación de jóvenes en zancos, y la organización de los concursos.

Todos los niños y niñas de San Blas, recibieron juguetes y dulces, así como su enorme pedazo de rosca, quienes al final del evento despidieron al alcalde municipal con una entusiasta porra.

En su discurso, el Presidente, “Layín”, mencionó que San Blas está de fiesta desde la velada del 11 de Diciembre, en que la que los mexicanos festejan a la Virgen de Guadalupe, y dijo que aunque muy modesto, este evento que se organizó por el Día de Reyes, se hizo con mucha voluntad.

Se mandó hacer una enorme rosca de 300 metros –manifestó “Layín”- porque quiso que a toda la gente le tocara un pedacito, desde el más chiquito hasta el más viejito.

Ya pasaron las posadas, el brindis de Año Nuevo… y este 7 de Enero, todo mundo a trabajar, expresó, a la vez que informó que Primeramente Dios, ya lo verán en estos días viviendo en San Blas en una casa ubicada rumbo a la playa El Borrego. Juntos –les dijo a los sanblasenses-, enfrentaremos los problemas del municipio.

Finalmente, reiteró su voluntad de servirle al pueblo sanblasense, y a toda la gente.