Enrique Vázquez

Ganar elecciones ya no es una tarea sencilla como lo era hace bastantes años, hoy la gente en pleno ejercicio de sus derechos democráticos, visualiza a los candidatos, los evalúa, razona las propuesta, compara su historial en el servicio público, aprecia la frescura y la sinceridad en sus discursos, en fin cada vez más es imprescindible que los partidos postulen personajes con luz propia, con un historial limpio, con mucho trabajo tras de ellos, pues los colores del partido si bien en ocasiones son un extra, ya no son suficientes para por si solos asegurar un resultado, la gente de por si toma muy en cuenta los pecados pasados hoy más que nunca los candidatos valen su peso en oro.

Por lo tanto elegir un candidato idóneo es una tarea espectacularmente compleja, dar un paso en falso podría significar perder la elección y sentar un pésimo precedente, las derrotas hoy valen bastante de cara a los próximos encuentros, más aún cuando estas se dan por márgenes holgados o contra los pronósticos oficiales, todo esto suma a que estas vacaciones decembrinas no lo serán tanto para las cúpulas partidistas que tienen que pensar bien sus movimientos para el próximo enero cuando postulen a sus candidatos.

Enero a Julio periodo decisivo de cara a 2017 

Los tiempos aún son bastante largos si de primera instancia fijamos la mirada en la elección mayor que tendremos 2017, pero la realidad es que no estamos tan lejos, los movimientos políticos comenzarán tan pronto como mediados de 2016 si no es que antes, y las acciones que se tomen hoy serán cruciales para los resultados de ese periodo que desde siempre se ha manejado con la inercia del pasado, no es espontáneo, movilizar más de 200 mil votos para ganar una elección no es tarea de uno, dos o tres meses, es un trabajo continuo reiterado.

Y bueno a nadie le debe parecer extraño que estas elecciones federales serán más que el termómetro de cara a la gubernatura, la consolidación o la recuperación están en juego, ganar de nueva cuenta para los partidos que contendieron en alianza sería un golpe contundente que solidificaría la estructura y la credibilidad del movimiento, por otro lado retener las diputaciones en juego sería el movimiento perfecto para que el tricolor recuperara algo del impulso que perdió ante el electorado.

Ganarán los mejores perfiles 

Con las apuestas tan altas, es necesario que ambos partidos saquen al juego a sus mejores cartas, no es momento de confiar en el pasado, en la estructura, en las promesas, serán los candidatos los que ganen esta elección, aquellas figuras que en su encargo previo hicieren un papel intachable, entregado resultados a manos llenas y que la opinión pública los tenga en la mejor condición para contender y ganar.

Perfiles como el del hoy Secretario del Medio Ambiente del Estado, Adahán Casas Rivas, serán invaluables, hombres que como el Secretario Adahán Casas, ha entregado con honestidad resultados tangibles y medibles, del tipo que la ciudadanía identifica y atribuye al carácter de la persona, logros como haber modernizado la Riviera de la Laguna de Santa María, incrementar exponencialmente el flujo de visitantes, sanear las aguas de la laguna protegiendo a las especies endémicas de la región, eventos deportivos nacionales e internacionales que dieron proyección al municipio y a las bellezas que ofrece, ese tipo de resultados que pocos perfiles tienen son los que ganarán las próximas elecciones.

Los recuerdos valen más que las palabras

 

Con una ciudadanía cada vez más reflexiva, los discursos electorales no serán un diferenciador, hoy es indispensable hablar con el trabajo hecho previamente, con un historial intachable como el del Secretario Adahán Casas, ambos partidos deberán anteponer sus compromisos, riñas de las corrientes internas y demás, para elegir a los ganadores y no a los consensados.

Poco más de un mes antes de que veamos la lista de los elegidos, sabrán decidir con miras al triunfo los partidos, quizá si quizás no, pero de que se está jugando con apuestas muy altas, se está jugando.