ASISTENTES (4)

  • * Se abordaron temas, como: la prevención de la muerte materna, salud reproductiva, prevención de adicciones y enfermedades crónicas degenerativas, entre otros
  • * Se busca fortalecer el enfoque preventivo de la atención primaria a la salud y así mejorar la calidad de vida en las comunidades amparadas por el Programa IMSS-Prospera

El Programa IMSS Prospera en Nayarit promueve la capacitación permanente de voluntarios rurales a través de talleres sobre prioridades de salud 2014, para reforzar los conocimientos y habilidades de los voluntarios rurales y agentes comunitarios quienes reciben toda la información necesaria sobre factores de riesgo que pueden afectar su salud.

El titular de la delegación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Nayarit, Jorge Humberto Becerra Cortés señaló que estas acciones de capacitación se organizan para fortalecer la estrategia del Gobierno Federal en materia de salud y sobre todo reforzar la promoción y la prevención.

Tras afirmar que la base del programa está en la participación corresponsable de la comunidad, el funcionario delegacional informó que IMSS Prospera cuenta con 79 Unidades Médicas Rurales, cuatro módulos urbanos en la zona serrana y rural, así como un Hospital Médico Rural de 2° Nivel en San Cayetano, Nayarit.

Explicó que se trata de que la población en las comunidades cuente con información suficiente para cambiar el enfoque curativo, por una cultura de la  prevención. Por ello es importante la participación de los más de 100 voluntarios  comunitarios y rurales que ahora ya cuentan ya con los conocimientos y destrezas multiplicarán en beneficio de los habitantes de la sierra y zona rural.

Por su parte, el supervisor médico de IMSS Prospera, César Vargas Gómez destacó que en los talleres se abordaron temas relevantes relacionados principalmente con la salud reproductiva y planificación familiar; prevención de la mortalidad materna, alimentación y nutrición, enfermedades trasmitidas por vectores, crónico degenerativas, obesidad, sobrepeso, diabetes mellitus, adolescencia y sexualidad, así como saneamiento básico a nivel familiar.

Destacó que los beneficios que se lograron con estos talleres, benefician a toda la familia, y aunque la mayoría de temas están enfocados hacia la mujer adulta, por la condición en que viven y son tratadas en las comunidades, se está dando mayor relevancia al grupo de edad del adolescente, ya que es el promedio de edad en que inician su etapa sexual activa.

Particularmente, es en el grupo de adolescentes se hizo hincapié en que la información, la educación y la comunicación constituyen el enlace a través del cual se proporciona a la población en general y particularmente a los adolescentes, los elementos necesarios para que se responsabilicen de su fertilidad y adopten medidas de prevención para evitar conductas de riesgo en la esfera sexual y reproductiva, incluyendo las medidas adecuadas en la prevención de enfermedades de transmisión sexual.

El curso se desarrolló  mediante una metodología participativa, con el objetivo de que las pláticas tradicionales se transformen en “talleres comunitarios”, con un enfoque activo y participativo, es decir con el propósito de crear una dinámica que propicie el conocimiento a través del diálogo, fomente la búsqueda y reflexión grupal, así como la práctica de hábitos saludables.