• La oportuna detección de síntomas como dolor agudo en el pecho, irradiado al cuello, espalda o brazo izquierdo, puede salvar su vida

 

  • Recomienda especialista acudir de inmediato a los servicios de urgencias y posteriormente seguir estilos de vida saludables

El infarto agudo  al miocardio es una de las principales causas de muerte en el mundo. Por ello, en Nayarit se trabaja intensamente para desarrollar estrategias    de prevención para evitar este grave padecimiento, informó el coordinador de información y análisis estratégico del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Nayarit, doctor Francisco Javier Arechiga Rodríguez.

Explicó que este padecimiento se presenta debido a estilos de vida poco saludables que provocan que a edades tempranas se inicie el depósito de colesterol en la capa íntima de las arterias,  ocasionando una obstrucción lenta y progresiva en las arterias coronarias, afectando el flujo sanguíneo y el aporte de oxígeno al corazón  desarrollándose el  infarto agudo al miocardio.

El especialista señaló que el infarto se presenta comúnmente con un dolor fuerte en el pecho, que puede estar irradiado o no al cuello, a la espalda o al brazo  izquierdo; es un dolor muy intenso que la persona lo refiere como el peor dolor que ha tenido en toda su vida;  se puede acompañar de vómitos,  sudoración fría y falta de aire, incluso muchos de los pacientes pueden tener muerte súbita, que es un síntoma de presentación inicial.

Indicó que los factores de riesgo para padecer una enfermedad cardiovascular son entre otros la diabetes, hipertensión, obesidad, tabaquismo sedentarismo y enfermedades relacionadas a las anteriores, y se presentan en hombres arriba de los 45 años o mujeres arriba de los 55 años, aunque se están presentando algunos casos en personas más jóvenes.

En relación a la posibilidad de un infarto en personas delgadas, el especialista indicó que el hecho de contar con menor peso no los exime del riesgo porque igual pueden ser diabéticos, hipertensos, con colesterol alto, fumadores que sean sedentarios. Incluso el tipo de personalidades con estrés que está muy asociado a este tipo de enfermedades puede ser un desencadenante o un detonante para que pueda presentarse un infarto.

Por ello recomienda que si alguna persona llega a tener un síntoma, como un dolor en el pecho sobre todo, que es la forma más típica de presentación de un infarto, debemos de acudir a cualquier servicio de urgencias que tengamos cerca  ya que es una enfermedad que entre más rápido podamos detectar y atender el corazón va a sufrir menos secuelas.

Cuando la atención a los síntomas de un infarto es oportuna,  el corazón sufre menos daño y por lo tanto la persona estará en condiciones de reincorporarse  a hacer sus actividades ordinarias, por lo que se debe tomar en cuenta que  la atención a este padecimiento la pueden tener en cualquier servicio de urgencias de nuestro estado.

Finalmente el coordinador médico aconsejó que ante un factor o factores de riesgo o alguna enfermedad ya identificada, se debe estar bajo control médico. Por ejemplo si se padece diabetes, presión alta, niveles de colesterol altos, es vital cuidar los estilos de vida saludable, sobre todo bajar el consumo de sal y el consumo de grasas de origen animal en la alimentación.