Enrique Vázquez

Para quien ha visitado los pasillos del Honorable Congreso del Estado, especialmente cuando se aproxima una sesión solemne de los diputados, no será extraño que yo les comente como estos se inundan de personas que buscan una solución a sus problemas, un apoyo para salir adelante o la mera gestión ante otra autoridad competente en su caso. Semana tras semana, decenas de voces claman ser escuchadas, anteriormente en pasadas legislaturas, era cuestión prácticamente de una buena fortuna el poder localizar al diputado y expresarle con claridad el problema, muchas personas desafortunadamente se quedan sin la gestión, otras no podían explicar en un breve momento en que localizaban al diputado ya embestido por varias personas, eso fue una realidad por mucho tiempo, desde que puedo recordar inicie a visitar los pasillos del congreso con regularidad.

Esta legislatura sin embargo, una figura ha cobrado fuerza y llegó directamente a resolver esta necesidad, la gestoría social en teoría es uno de los puntos fuertes en el congreso, desconozco si anteriormente existía la figura del gestor social en el organigrama ordinario del congreso, pero desde la entrada de Javier Delgado “El Chango Boots” como encargado de la oficina de gestión social, las voces están siendo escuchadas, las personas auxiliadas y los resultados entregados.

Ciertamente en ocasiones la enorme cantidad de personas que se dan cita en el congreso pareciera que no permitirá la atención de todas ellas, pero el Gestor Social del Congreso del Estado, Javier Delgado, ha demostrado una capacidad para escuchar, dialogar y atender personas que sin duda se agradece en el congreso, y no lo digo yo lo dice la gente a quien es posible preguntarle y constatar que en efecto es notoria la presencia de esta nueva figura del congreso.