Enrique Vázquez

Con el animo de atraer otro tipo de reflectores a nuestro país, las pasadas administraciones olvidaron apoyar al sector primario de nuestro país,  sector que si los números no me fallan, es de los principales motores de la economía del país si no es que el más, dada la rica tradición agrícola de México, se dio paso a otras prioridades y si bien se lograron resultados sin duda el descuido al campo fue notorio y se dejo sentir fuerte entre los campesinos, hoy después de bastante tiempo en la banca, el campo comienza a tener la relevancia que merece, el Senador nayarita Manuel Cota, esta haciendo lo propio por impulsar la reforma al campo más ambiciosa de las ultimas décadas y por el otro lado esta tratando de mejorar las condiciones de los campesinos en todo México al frente de la CNC.

Así las cosas el trabajo al interior ya se esta realizando, incluso la actual situación de olvido no se debe precisamente a la falta de recursos para el campo mexicano, siempre se han etiquetado apoyos, subsidios, programas de fomento y demás para apoyar al campesino, el problema es que siempre ha permanecido fuera del alcance de los campesinos, sea por las complejas reglas de operación, sea por la falta de interés o de capacidad del gobierno para acercar los recursos a quienes más los necesitan, la realidad es que los campesinos que más necesitan los apoyos rara vez los reciben.

Todo lo anterior viene a colación puesto que hace unos días, llego a mi conocimiento un dato bastante interesante y es que las grandes empresas multinacionales del ramo alimenticio, están apoyando a los pequeños productores agrícolas para asegurar su abasto de insumos, en efecto las grandes corporaciones mundiales como Nestlé, Starbucks y otras más, están procurando ver a los pequeños productores como sus principales proveedores, tanto por un tema de costos como por un tema de mero abasto pues la monstruosa demanda de insumos que requieren no será saciada en el futuro próximo con los grandes productores que les surten actualmente.

En un futuro cercano no será extraño que Nestlé de México ofrezca incentivos, capacitación y quizá hhasta la compra anticipada de cultivos para aquellos que estén en condiciones de calidad y de procesos sanitarios necesarios para proveer de insumos lo cual dicho sea de paso no debe ser un problema para el campo mexicano con la ayuda adecuada, ayuda que ahora tal vez podría llegar de una acción más asertiva del gobierno o de una más contundente de las empresas privadas.

Al día de hoy, la empresa de producción de café Nespresso, ha hecho algunas compras a pequeños productores en África oriental y tiene presupuestada en el futuro proximo una bolsa de 546 millones de dólares para un programa ecológico y de bienestar para los pequeños agricultores, poco menos de 20 millones de dólares serán destinados para países como Sudán del Sur, Etiopía y Kenia, que impide que una buena cantidad de esos millones llegue a tierras mexicanas, nada!

Quizá falte ver el asunto desde otra perspectiva pero el 70% del alimento del mundo lo producen cerca de 500 millones de pequeños agricultores, esos que tienen menos de 10 hectáreas de cultivo mucho, esos que en Nayarit y en México tienen un hambre enorme de salir adelante y mejorar sus condiciones de vida, la mesa esta puesta, los agricultores y el gobierno ¿sabrán aprovechar la oportunidad?