Enrique Vázquez

Para quienes integran el Poder Judicial del estado, para quienes han hecho uso de sus servicios e incluso para quienes no lo han hecho, la mejoría en la calidad de justicia impartida por el Supremo Tribunal de Justicia de Nayarit es más que evidente, no sólo se trata de la mejora constante de las instalaciones y del personal, de la constante capacitación que reciben quienes lo conforman o incluso del avanzado estado que presenta la implementación de los juicios orales en Nayarit, en general nadie puede negar que desde el comienzo de la gestión del Magistrado Presidente, Pedro Antonio Enríquez Soto, la situación ha ido en franco ascenso.

La visión critica y objetiva del magistrado han hecho que la mejora de procesos al interior del tribunal sea uno de los factores que más agradece la ciudadanía que desafortunadamente se ve involucrada en un litigio, lejos quedó aquella vieja noción que los juicios duraban años, que era necesario un “incentivo” para agilizar el proceso, que la Justicia no era algo que existiera en Nayarit, NO, hoy la realidad es otra, el mandato constitucional de justicia pronta y expedita se cumple en todas las ocasiones, las madres reciben con más agilidad su pensión, las disputas por contratos son resueltas con más rapidez, los criminales a quienes se les ha acreditado la comisión de un delito llegan a cumplir su tiempo de condena, durante los últimos cuatro años el Poder Judicial se ha transformado en lo que debería ser, un órgano eficiente de impartición de justicia.

Y esos son los resultados que ya vemos hoy, pero la infinidad de cambios y mejoras que ha implementado el Magistrado Pedro Antonio en las bases y procesos del tribunal, aun están por venir, los Juicios Orales que iniciarán a operar en diciembre próximo, generarán en poco tiempo un desahogo de la carga judicial importante, dejando para los ciudadanos un todavía mejor servicio de impartición de justicia y hasta de cultura pues el fomento de los medios alternativos de resolución de conflictos bien pudiera generar una cultura en la ciudadanía de respeto y diálogo franco que pudiera permear a otras áreas, tal vez no es tan descabellado imaginar un escenario así.

Sin lugar a dudas, la labor y las aportaciones que el Magistrado Presidente del Tribunal de Justicia, Pedro Antonio Enríquez Soto, ha brindado a Nayarit han sido invaluables, sin temor a equivocarme puedo afirmar que los resultados que se reflejan en este informe 2013 – 2014 y en general en lo que va de la gestión del magistrado son fruto directo del arduo trabajo que este titán de la justicia ha hecho y ha inspirado en toda la organización de impartición de justicia, enhorabuena por otro año más de logros y metas cumplidas, Nayarit necesita de funcionarios públicos tan capaces, preparados y prestos para servir al pueblo.