A lo largo de cinco décadas México ha desarrollado una estructura de respuesta a desastres de acuerdo al Sistema Nacional de Protección Civil, que se basa en una coordinación general que incluye a varias secretarías de estado encabezadas por las de la Defensa Nacional y de Marina, así como a los gobiernos de los estados y a las autoridades municipales para auxiliar a la población en caso de emergencias naturales.

En la serie de conferencias “Pescando Historias” que realiza cada primer martes de mes el Club de Pesca, el subjefe de Estado Mayor de la 41 Zona Militar, Gil Terrazas, explicó que para el Plan DN-III-E a nivel estatal hay coordinación con autoridades estatales y directores de protección Civil. En Jalisco la V Región Militar –la XV de Zapopan y la XLI de Puerto Vallarta, a nivel municipal hay coordinación con autoridades municipales y directores de Protección Civil.

El oficial expuso que el elemento militar es un recurso clave debido a su disponibilidad casi inmediata en cualquier parte del país, “porque cuentan con una organización jerárquica y adiestramiento especializado para realizar actividades relacionadas con la atención a desastres”.

LINEAMIENTOS GENERALES

El mando militar mencionó que este plan establece los lineamientos generales a los organismos del Ejército y Fuerza Aérea para la atención en caso de desastre; la primera unidad militar que tenga conocimiento de la ocurrencia de un desastre debe acudir en el auxilio de la población afectada.

Se divide en fases, la de prevención y la de auxilio, dijo que en la primera se realiza la comprobación del estado físico de las instalaciones, el reconocimiento de las rutas de evacuación, la realización de simulacros, la integración de un oficial de enlace, la actualización de mapas de riesgo y del directorio telefónico.

En la fase de auxilio la participación es contundente con actividades de alertamiento, movilización de elementos, evacuación preventiva de la población, instalación de albergues y suministro de alimentos calientes mediante las cocinas comunitarias.

“También se utiliza maquinaria pesada que coadyuva en el retiro de escombro, lodo y mobiliario; instalación de puentes militares metálicos, etcétera”.

La fuerza de apoyo para casos de desastre es el organismo circunstancial para apoyar a los mandos territoriales militares ante la ocurrencia de desastres de gran magnitud. Se compone de un mando, estado mayor y componentes terrestres y aéreos.

La experiencia adquirida se ha consolidado en diversos manuales de procedimientos y planes específicos, estos con el instrumento por el que se ha consolidado una eficaz y eficiente atención en beneficio de la población.

Concluyó que estas experiencias en la atención de los desastres han evidenciado de manera clara que el empleo inmediato de unidades militares se traduce en apoyo a la población, con la intención de ayudarla con prontitud.